¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Organizaciones Exponenciales

de de

Aprovecha la disrupción del siglo XXI

Centro de Investigación y Desarrollo

El crecimiento acelerado de los gigantes digitales exige que nuestras empresas adopten una nueva forma de hacer negocios.

¿Usaste un BlackBerry? Muchos disfrutamos las innovaciones de aquel teléfono celular: su teclado completo ―hasta entonces, otros dispositivos solo utilizaban teclados numéricos―, su acceso al correo electrónico, o su pila recargable. Aunque la compañía nació en 1984, BlackBerry lanzó su primer dispositivo móvil en 1999. Pronto se transformó en una herramienta fundamental para los empresarios y corredores de bolsa; al mismo tiempo que se consolidó como un símbolo de estatus social. En 2005, sus celulares incluyeron uno de los primeros programas de mensajería instantánea utilizada con internet, para que sus usuarios pudieran comunicarse entre ellos, gratis. Así, BlackBerry generó un crecimiento de 84 % en solo tres años.

 

¿Qué sucedió después? Apple lanzó un teléfono con pantalla táctil, conectado a internet, que permitía la descarga de programas ―actualmente conocidos como apps― para multiplicar sus funciones. Así, la compañía de Steve Jobs creó una nueva industria que revolucionó el panorama empresarial por completo. ¿Y la respuesta de BlackBerry? “No tiene importancia, el iPhone se dirige a un público distinto”. Tuvieron razón… durante dos años. BlackBerry lideró su mercado hasta el 2009, cuando lanzó su propio dispositivo con pantalla táctil, criticado por ser “una mala imitación” de su competencia principal. En 2013, la compañía debió despedir a más de 4,500 empleados y declararse en quiebra.

 

Hoy, pocos recuerdan el impacto de BlackBerry en el mercado; solo pensamos en su auge y caída como una más en las lecciones de grandes negocios que cayeron ante disrupciones ‘inesperadas’. ¿Por qué será que estas empresas, que alguna vez fueron líderes del mercado, ‘olvidaron’ innovar y adaptarse a las nuevas tecnologías? Historias como las de BlackBerry, Blockbuster, Kodak o Nokia exponen la clara necesidad que las empresas establecidas tienen por cambiar e innovar, si quieren competir en la era digital, dominada por las Organizaciones Exponenciales (ExO, en inglés).

 

 

Incertidumbre disruptiva

 

El término surgió en 2013, con la publicación del libro Organizaciones exponenciales: Porqué las nuevas organizaciones son diez veces mejores, más rápidas y económicas que la tuya (y qué hacer al respecto). Escrito por el inversionista, conferencista, consejero, emprendedor y estratega Salim Ismail, el libro afirma que una ExO es aquella empresa “cuyo impacto (o rendimiento) es desproporcionadamente grande —por lo menos 10 veces mayor—, en comparación con sus competidores, gracias al uso de nuevas técnicas empresariales que favorecen las tecnologías de aceleración”.

 

Para lograr este crecimiento, los líderes que guían esta clase de organizaciones son aquellos que implementan los siguientes 6 ejes principales:

 

 

Digitalización. La tecnología brindará la capacidad de “hacer más, con menos”, pues le permitirá al negocio ofrecer sus productos y servicios globalmente. Asimismo, la tecnología digital impulsará la automatización de procesos y acelerará su ejecución, incrementando así la escalabilidad del negocio.

 

 

Decepción. La digitalización es una estrategia a largo plazo; sus resultados iniciales no cumplirán las expectativas de negocio esperadas. El público no percibió los beneficios de los wearable devices durante sus primeros años en el mercado. Hoy, es cada vez más común encontrar smartwatches (relojes inteligentes) en las calles; sus ventas apuntalaron y millones de personas se están uniendo al internet de las cosas con estos dispositivos.

 

 

Disrupción. El crecimiento exponencial también es disruptivo porque transforma las tendencias del mercado. ¿Cómo se logra esa disrupción? Desarrollando una oferta de valor que “transforme” las necesidades del consumidor. Por ejemplo, Airbnb revolucionó los negocios hotelero y turístico al empoderar tanto a los huéspedes como a sus anfitriones: la compañía no es propietaria de ningún inmueble, pero su app registra más de un millón de habitaciones en más de 34 mil ciudades.

 

 

Desmaterialización. Un producto o servicio realmente disruptivo puede ocasionar la desaparición de ofertas similares. Actualmente, todos los celulares cuentan con cámaras digitales, sistemas de posicionamiento global (GPS), mensajería instantánea, entre otras facilidades. Hace unas décadas, cada una de las apps en nuestros smartphones debían comprarse por separado.

 

 

Desmonetización. Simplemente, reducir los costos del producto. ¿Cómo? Si el bien físico ya no existe (pues todo se administra y ofrece digitalmente), su valor también se desvanece. El mejor ejemplo es Uber: al revolucionar la industria del transporte y desmonetizar los servicios de taxis tradicionales, logró reducir considerablemente el costo de sus servicios.

 

 

Democratización. Llevar el producto que se comercializa a espacios de la sociedad distintos a los tradicionales. Cuando se desmaterializa un producto o servicio, se convierte en una oferta totalmente democrática: todos los usuarios web pueden utilizarlo. Al rentar sus productos y facilitar su acceso desde internet, estas empresas incrementan su base de clientes sin aumentar los riesgos o su costo de producción.

 

El lanzamiento

 

Las ExO acceden a recursos que no son suyos; su valor radica en el uso intensivo de información o tecnologías digitales. También saben definir el nicho donde se desarrollarán con mucha precisión, para enfocar sus procesos y expandirse rápidamente. Por otro lado, escuchan a sus clientes y crean expectación de sus productos a través de las redes sociales.

 

Para identificar si una organización es exponencial Salim Ismail comparte la siguiente fórmula, que detalla los elementos que conforman las ExO:

 

MTP + S.C.A.L.E. + I.D.E.A.S.

 

 

Massive Transformative Purpose (MTP). El “Propósito de Transformación Masiva” es un nuevo modelo de la misión empresarial. Es el motor que debe motivar al capital humano para generar un impacto positivo y duradero en el entorno. El MTP es la brújula que dicta el camino en momentos de crecimiento o decepción.

 

Patty McCord fue directora de la Oficina de Talentos de Netflix de 1998 a 2012. Durante su estadía en la compañía escribió, junto con Reed Hastings, un documento que describía su cultura corporativa, misma que se volvería viral en internet y que sería descrita como uno de los documentos más importantes de Silicon Valley.

 

  1. “Los valores son lo que valoramos”. Más que sólo mencionar conceptos que suenan bien, en Netflix los valores son las métricas que determinan a quién se recompensa, se promueve o se dejar ir. Preceptos como ‘criterio’, ‘comunicación’ y ‘curiosidad’ le permiten a sus empleados innovar y tomar riesgos inteligentes.
  2. “Alto desempeño”. El primer paso para construir un gran lugar para trabajar en esta compañía es tener colegas que sean maravillosos. La segunda idea es conformar un equipo de alto desempeño, profesional. Sin embargo, la competencia es sana, y la cooperación entre compañeros es uno de los valores más importantes, mientras que la deslealtad no se tolera.
  3. “Libertad y responsabilidad”. Una persona responsable es aquella que prospera en su libertad, y que se la merece; que se motiva a sí misma, es disciplinada, busca mejorar sin que nadie se lo ordene y actúa como un líder. Netflix busca darle más libertad a sus empleados mientras más crece; esa es la mejor manera de fomentar la innovación y la creatividad.
  4. “Contexto, no control”. Un líder sabe que su equipo rendirá más les explica por qué necesitan cumplir un objetivo. Cuando los empleados comprenden la razón por la que están haciendo un trabajo, y se sienten involucrados con la meta del proyecto, desempeñarán sus labores con más entusiasmo que si sólo les dan recompensas e incentivos pequeños.
  5. “Altamente alineados, acoplamiento flexible”. Por una parte, la ‘alineación’ de Netflix consiste en establecer metas que son claras, concisas y comprensibles para todos; y el ‘acoplamiento flexible’ procura generar libertad y confianza para que todos cumplan con los objetivos de sus proyectos, siempre y cuando tengan claro cuáles son las metas y las estrategias generales.
  6. “Remunera al nivel más alto del mercado”. Al contratar a las personas adecuadas y más sobresalientes para el puesto adecuado, para Netflix es natural que su remuneración económica también refleje este valor, al ofrecerles más que cualquier otra empresa, y para evitar que dejen a la compañía por otro lugar que podría ofrecerles mejores prestaciones.
  7. “Promociones y desarrollo”. La mejor forma de permitir que una persona desarrolle su potencial es brindándole trabajo que sea retador y motivante, y rodeándola de personas con las que valga la pena trabajar. Para Netflix, la mediocridad o la falta de reto es lo que mata el potencial de un colaborador.

 

 

S.C.A.L.E.

 

Staff on demand. Ofrecer servicios bajo demanda (Gigwalk).

Community & crowd. Enriquecen su producto o servicio a través de contribuciones comunitarias (TED).

Algorithms. Crean algoritmos para incrementar la recepción, distribución y el almacenamiento de información (Google).

Leased assets. Renta de activos (Amazon Web Services).

Engagement. Atraen, crean y mantienen la lealtad del cliente (EyeWire).

 

 

I.D.E.A.S.

 

Interface processes. Interfaces de trabajo (Apple App Store).

Dashboards. Tableros de información (Google Analytics).

Experimentation. Innovación constante (Business Model Canvas).

Autonomy. Autoridad distribuida (Isthmus Engineering & Manufacturing).

Social technologies. Tecnología colaborativa (Yammer).

 

 

Una ExO debe tener un M.T.P. claro, y por lo menos 4 características de S.C.A.L.E. o I.D.E.A.S. Pero se requieren muchas más cualidades que las anteriores para conformar una ExO exitosa. Estos son algunos de los principales atributos de las organizaciones exponenciales:

 

 

Tecnologías de la Información. Quizá la ExO más relevante en este campo sea WordPress. Fundada en 2003 por Matt Mullenweg, es la plataforma de blogs y el sistema de gestión de contenidos gratuito que, desde marzo del 2016, es utilizado por 26 % de los sitios web en el mundo —esto equivale, aproximadamente, a una de cada cuatro páginas de internet—. Algunos ejemplos destacables son The New York Times, CNN, NBC, The New Yorker, National Geographic y Forbes.

 

WordPress genera más de 500 nuevos sitios web por día, y recibe más de 409 millones de visitas por mes. En ese intervalo, los usuarios redactan más de 59 millones de posts y envían más de 48 millones de comentarios.

 

 

Aprovechan la tecnología aceleradora existente. Para contrarrestar la contaminación y el calentamiento global, el visionario sudafricano Elon Musk se unió a Tesla Motors en 2004 para diseñar autos eléctricos con precios de venta económicos. Uno de sus primeros proyectos fue el modelo Roadster —ideado para competir contra un Porsche o un Ferrari sin problemas—, que vendió 2 mil 500 unidades en 31 países, entre 2008 y 2012.

 

Una de las principales limitaciones de los automóviles eléctricos es la corta duración de sus baterías. Para acabar con este problema Tesla busca instalar una gran red de cargadores en diversas ciudades y puntos de las carreteras de Estados Unidos, que asegure el óptimo funcionamiento de sus vehículos.

 

 

Liderazgo electrónico (e-learning). Se enfoca en desarrollar habilidades para gestionar el modelo de negocio y los recursos humanos por medio de las TI. Adempas, los líderes necesitan crear valor exponencial, y esto solo puede lograse con una mentalidad exponencial; es decir, crear cosas diferentes.

 

 

La era exponencial

 

Los mercados modernos ya no son lugares predecibles, por lo que las compañías comienzan a ganar terreno por su capacidad de transformación antes los cambios. Salim Ismail afirma que “vivimos en un mundo en el que la tecnología está cambiando la forma de hacer negocios: primero se digitalizan las industrias, después generan disrupción, se monetizan y al final, democratizan el mercado”.

 

El modelo tradicional de empresas provoca un crecimiento limitado, así como un menor retorno de inversiones. Pero la exponencialidad pronto se encontrará en todos los sectores, aunque los negocio sigan una línea tradicional de operaciones. El siglo XXI exige inmediatez; las innovaciones ya no suceden en unos meses o años, sino en meros instantes, dificultando así la innovación de las organizaciones tradicionales.