¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

PhD para industrias

de de
Dr. Zesergio Melo

Es doctor en Ciencias Bioquímicas por la Universidad Nacional Autónoma de México (UNAM). También es catedrático del CONACYT, adscrito a la División de Investigación Quirúrgica del Centro de Investigaciones Biomédicas de Occidente (CIBO); y miembro del Sistema Nacional de Investigadores (SNI), categoría 1.

Los investigadores pueden generar nuevas soluciones y conocimientos que impulsarán la rentabilidad del negocio.

 

Después de invertir muchos años estudiando o realizando investigaciones, un doctor en ciencias por fin concluye su programa de posgrado y pueden ostentar su PhD (doctorado en filosofía). Para lograrlo, algunos obtienen becas de instituciones nacionales (como el Centro Nacional de Ciencia y Tecnología [CONACYT]); y otros invierten sus recursos para estudiar y vivir en Canadá, Estados Unidos o Francia (si el investigador soñó con trabajar en el Instituto Pasteur, que investiga y atiende las enfermedades infecciosas).

 

Este no es un escalón fácil de alcanzar, y los siguientes pasos también son complejos. Son muchas las ideas y los proyectos que les gustaría realizar a estos doctores en filosofía, pero existen muy pocas posiciones laborales para estos individuos ‘sobrecualificados’.

 

 

¿Hay doctores en tu organización?

 

Cada año se gradúan 3,500 estudiantes de doctorado en nuestro país, y el número es mayor cuando se incluye a quienes se formaron en el extranjero. Sin embargo, la inversión en ciencia y tecnología es el principal factor que afecta el desarrollo de los profesionales en estas áreas.

 

En 2012, el presupuesto federal dedicado a financiar los programas del CONACYT fue de 59 mil 323 millones de pesos; mientras que en 2017 fue de 91 mil 650 millones —un aumento del 46 %—. Por otra parte, el Gasto en Investigación y Desarrollo Experimental (GIDE) pasó de 0.43 % del producto interno bruto (PIB) a 0.57 %. Hasta Enrique Cabrero Mendoza (actual director del CONACYT) calificó este avance como “un hecho sin precedentes”. No obstante, más de la mitad de los PhD que viven en México todavía están desempleados.

 

Los PhD mexicanos estamos encasillados en los puestos académicos de universidades y centros de enseñanza de alto nivel. Aun así, las posibilidades de un joven egresado para ocupar una de las pocas plazas que existen en estas instituciones son muy limitadas. La selección de candidatos es un proceso largo y tedioso, no siempre es transparente, y en el peor de los casos es endogámico —eligen al personal entre sus colegas, estudiantes o amigos, sin permitir la entrada de personas ajenas—. Otros países ofrecen más opciones laborales en los sectores industrial o privado. ¿Qué hay de México?

 

 

Innovación especializada

 

El matrimonio entre la industria y los investigadores tiene incontables historias de éxito. Quizá el mejor ejemplo sea el premio Nobel de Física 1986, otorgado a los científicos Gerd Bining y Heinrich Rohrer por inventar el microscopio de efecto túnel —que toma imágenes de superficies, a nivel atómico— para IBM.

 

Hoy, los científicos de industria pueden ser tanto asesores como directivos, o trabajar en el desarrollo y la prueba de diversos productos. Esto es más que claro en la industria farmacéutica, donde los jóvenes talentos de doctorado han desarrollado nuevas moléculas (parteaguas de la ciencia médica). Al respecto, la empresa Novartis, en Suiza, está desarrollando estudios con la molécula Serelaxin para tratar las fallas cardiacas agudas —una terapia avanzada, de acuerdo con la Administración de Comida y Medicinas (FDA, en inglés) de Estados Unidos—. Los analistas predicen que esta innovación generará cerca de 2,500 millones de dólares por año.

 

Es claro que las organizaciones obtendrían muchos beneficios al contratar doctores calificados, que estudiaron para ser sistemáticos, minuciosos y pacientes en su trabajo. Fuimos formados para resolver problemas, aplicando el método científico —observación sistemática, medición, experimentación, formulación, análisis y modificación de las hipótesis— en cualquier aspecto de la vida. Nuestra misión es mejorar procesos, influir positivamente sobre otros trabajadores, contribuir a la buena toma de decisiones, e instaurar estrategias de rentabilidad y crecimiento.

 

 

Al resolver problemas, generamos conocimiento y descubrimientos para crear aplicaciones o productos nuevos y rentables para el mercado, que pueden impulsar el desarrollo del país. Si las industrias mexicanas apuestan por la inteligencia, las ideas y la experiencia de los doctores, podrían solucionar muchas cuestiones tanto al interior como al exterior del negocio. Al final, todos ganamos.