¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Delitos de guante blanco

de de

Fraudes que marcaron la historia

Esteban Muñoz Aguilar

Editor asociado de Mejores Prácticas Corporativas

A veces, los ladrones no son personas vestidas de negro que irrumpen en casas o sucursales bancarias. También pueden ser individuos ‘respetables’ de la sociedad; lobos en piel de oveja que buscan apropiarse de los recursos de toda una comunidad. 

Cuando hablamos de fraude, generalmente pensamos en lo siguiente: las víctimas de dicho delito; las fuertes repercusiones financieras —que pueden ser individuales o colectivas, dependiendo de la magnitud del engaño—; y en los perpetradores del delito. Ningún país ha estado exento de sufrir, en algún momento de su historia, esta clase de actos criminales, y es difícil que logremos enterarnos de cada situación particular. Sin embargo, hay algunas estafas que, debido a factores como su duración, o la cantidad de personas involucradas y las pérdidas financieras que ocasionaron, trascienden la barrera del tiempo y de los territorios donde sucedieron.

A continuación, te presentamos algunos de los fraudes y estafadores más emblemáticos de la historia, así como las repercusiones de sus actos en el panorama empresarial y financiero actual:

Los engaños de Frank Abagnale, Jr.
Inmortalizado en la película Atrápame si puedes (2002), Frank Abagnale, Jr. inició una carrera de fraudes y estafas a los 15 años, comprando autopartes con la tarjeta de crédito de su padre, para venderlas a dueños de talleres automotrices por dinero en efectivo. Posteriormente, Frank inició una operación personal de falsificación, imprimiendo cheques de nómina falsos y cobrándolos con identidades falsas antes de que los bancos se dieran cuenta de la estafa. También fue piloto, doctor y abogado… sin licencias reales. Como piloto, viajó gratis a 26 países, hasta que estuvo a punto de ser arrestado en un aeropuerto. Para esconderse, se hizo pasar como médico en un hospital de Georgia, en el estado de Atlanta, y como abogado, en Louisiana.
Sus embustes terminaron en París, donde fue arrestado y puesto en prisión. Fue deportado a Estados Unidos, donde cumplió cuatro años de cárcel (de una sentencia de 12 años), siendo liberado bajo la condición de ayudar a los agentes federales en casos de fraude y estafas. Es así como Frank se convirtió en un consultor de seguridad para bancos, empresas y el FBI, desde su firma Abagnale & Asociados.

 

Conoce más sobre Frank Abagnale, Jr.: bit.ly/1BXqamQ

 

Jordan Belfort, el lobo de Wall Street
Después de perder su trabajo como corredor de bolsa en la firma L.F. Rothschild (debido a la caída de la bolsa de valores en 1987), el emprendedor Jordan Belfort fundó la compañía Stratton Oakmont. Desde este frente, Belfort y sus asociados se dedicaron a inflar las acciones que vendían a sus clientes, obteniendo así un margen de ganancia mucho mayor a su valor real. Estas actividades le permitieron llevar un estilo de vida lleno de lujos y excesos. Sin embargo, la firma Stratton Oakmont fue vigilada por las autoridades fiscales de Estados Unidos desde sus inicios, hasta que, en 1995, Jordan Belfort fue arrestado por cargos de fraude y lavado de dinero. Su sentencia consistió en cuatro años de prisión (aunque solamente cumplió 22 meses), y en la restitución de 110 millones de dólares a los accionistas afectados.
Actualmente, Jordan Belfort es un orador motivacional, presentándose en distintos foros alrededor del mundo. Además, también es autor de su autobiografía El lobo de Wall Street, que fue adaptada al cine por Martin Scorsese y Leonardo DiCaprio, en 2013.

 

Conoce más sobre Jordan Belfort: bit.ly/1D1Yiln  

 

Enron: la corporación ‘confiable’
Dos meses después de que sus prácticas fraudulentas fueran descubiertas por las autoridades federales, la compañía energética Enron Corporation se declaró en bancarrota. Esta caída provino de actividades ilícitas que se gestaron a principios de los años 90, cuando algunos ejecutivos de la empresa comenzaron a ocultar las deudas de Enron por medio de lagunas en su contabilidad: presentaban reportes financieros con escasa información; creaban entidades financieras para cubrir sus proyectos fallidos; y abrían cuentas bancarias para ocultar sus pérdidas y deudas. Además, también se encargaron de engañar y ocultar la información más relevante a la junta directiva de Enron, así como a su comité de auditoría, para preservar la estafa. Sin embargo, a principios del nuevo milenio, varios analistas financieros comenzaron a cuestionar los márgenes de ganancias de Enron. Esto ocasionó una oleada de escrutinios (por parte de las autoridades y de sus accionistas), en los que finalmente se descubrió uno de los fraudes más grandes en la historia. El escándalo financiero de Enron fue uno de los principales factores que propiciaron la creación de la ley Sarbanes-Oxley en Estados Unidos, cuyo fin es proteger a los inversionistas, al monitorear que las actividades fiscales de las empresas no sean modificadas de manera dudosa (incrementando su valor real), para evitar fraudes y proteger a los inversionistas de cualquier empresa.

 

Conoce más sobre el caso Enron: bit.ly/126w2QI 

 

Los cuatro cómplices de WorldCom
Al reconocer algunas irregularidades en los estados financieros de WorldCom, una empresa de telecomunicaciones norteamericana, un pequeño grupo de auditores internos se dedicó —en secreto, y a mitad de la noche—, a desenmascarar un fraude orquestado por cuatro de los principales directivos de la compañía. Desde 1999, WorldCom ya estaba generando grandes deudas. La junta directiva se encargaba de ‘maquillar’ sus pérdidas como inversiones de capital, inflando sus ingresos con valores inexistentes, agregados en cuentas falsas; o listando tarifas de interconexión con otras compañías como desembolsos de capital, en lugar de gastos, para mantener la confianza de sus accionistas. La investigación de este pequeño grupo de auditores reveló los engaños de WorldCom, solo un año después del escándalo de Enron. Cada uno de los directivos fue enjuiciado y sentenciado a prisión, y la empresa se declaró en bancarrota. Este fraude fue otro de los incentivos principales para reforzar las regulaciones en contabilidad pública y protección a los inversionistas con la ley Sarbanes-Oxley.

 

Conoce más sobre el caso WorldCom: bit.ly/1zkiT3c 

El BCCI y la operación ‘Tormenta de Arena’

En 1991, el Banco de Inglaterra contrató a PricewaterhouseCoopers para investigar las operaciones del Banco Internacional de Crédito y Comercio (BCCI, por sus siglas en inglés). Fue denominado Operation Sandstorm (Operación Tormenta de Arena) para mantenerlo oculto de la institución financiera. Esta investigación secreta reveló muchas de las actividades ilegales en las que esta organización estaba involucrada: usura y lavado de dinero; el manejo de cuentas para grupos terroristas del Medio Oriente, para Saddam Hussein, el cártel de Medellín y para el general panameño Manuel Noriega (entre otros); y el control ilegal del banco First American, de Estados Unidos.

El reporte ocasionó que las autoridades forzaran el cierre de las oficinas del BCCI en cinco países. Y aunque el banco terminó sus operaciones oficialmente en 1991, en el 2002 se descubrió que el banco todavía mantenía algunas de sus actividades ilegales, a través de cuentas falsas.

Conoce más sobre el caso BCCI: The International (2009), un largometraje inspirado en las investigaciones realizadas por Inglaterra y Estados Unidos a las actividades del BCCI, durante la década de los 80.

El ardid Ponzi de Bernard Madoff
finales del 2008, los hijos de Bernard Madoff, expresidente de la firma Bernard L. Madoff Invest- ment Securities LLC, confesaron a las autoridades norteamericanas que la unidad de Gestión de Negocios de la empresa de su padre no era más que un gran esquema Ponzi (una operación que implica el pago de intereses a los inversores, utilizando el dinero invertido de nuevos inversores, en lugar de las ganancias obtenidas por el administrador de los fondos). Sorprendentemente, Madoff logró sostener dicha estafa durante dos décadas, ya que su firma continuó obteniendo nuevos inversionistas para cubrir los intereses de sus clientes más antiguos, hasta la crisis económica del 2007-2008, que propició la revelación de los actos ilícitos de Madoff que, de acuerdo con sus propias declaraciones, alcanzaron los 50 mil millones de dólares. Un año después de su arresto, Madoff se declaró culpable de 11 crímenes federales (como lavado de dinero, perjurio y declaraciones falsas, entre otros), y fue sentenciado a 150 años de prisión. Algunas de las víctimas afectadas por la estafa de Bernard Madoff fueron Grupo Santander, HSBC, el cineasta Steven Spielberg y el beisbolista Sandy Koufax, además de varias fundaciones y asociaciones caritativas de Estados Unidos.

 

Conoce más sobre Bernard Madoff: bit.ly/1I99HVl 

 

 

Los ejemplos anteriores son solo algunos de los crímenes financieros más recordados en la historia. Sin embargo, no son los únicos casos notables en la lista. El panorama internacional ha sido testigo de muchos más conflictos financieros ocasionados por individuos como:

1. Nick Leeson: Un corredor inglés de derivados financieros que, debido a su riesgoso manejo de las acciones de sus clientes, causó la caída del Barings Bank, la banca de inversión más antigua del Reino Unido.

2. Ramón Báez Figueroa: A él se le adjudica la crisis económica de la República Dominicana en 2003. Como presidente del Banco Internacional, Báez fue arrestado bajo cargos de lavado de dinero, y por un fraude estimado en 55 mil millones de pesos dominicanos. Esto ocasionó la devaluación de la moneda, una inflación anual del 30 % y el incremento de la pobreza en el país.

3. James Paul Lewis, Jr.: Utilizando un esquema Ponzi, la empresa fantasma de este estafador (Financial Advisory Consultants) logró recolectar 311 millones de dólares a lo largo de 20 años. Su suerte terminó en 2003, cuando Lewis dejó de pagar dividendos a sus ‘inversionistas’, hasta que fue arrestado y puesto en prisión, con una sentencia de 30 años y una multa de restitución de 156 millones de dólares.

La lista es mucho más larga, y la complejidad de los fraudes también se torna más elaborada con cada estafa descubierta. No obstante, son pocas las personas que logran burlar la justicia después de cometer estos delitos, o las empresas que logran sobrevivir a este tipo de escándalos. Así, las consecuencias del fraude corporativo han ocasionado un cambio en las regulaciones financieras a nivel mundial, dificultando este tipo de actos y demostrando a las empresas que, al final, el crimen no paga.

“Dame el control de la moneda de un país, y no me importará quién hace las leyes”. 
Amschel Rothschild, banquero alemán