¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Entrevista con Héctor B. Romo, presidente del Capítulo Bajío del IMMPC

de de

Durante la última década del Siglo XXI, las empresas del Bajío (que comprende los estados de Querétaro, Guanajuato, Aguascalientes, y los Altos de Jalisco) se han favorecido por un gran crecimiento en sus operaciones. Sin embargo, esta región todavía cuenta con muchas oportunidades para incrementar su productividad, así como con sus aportes a la economía de México. Es por esto que, este año, el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC) abre un nuevo espacio en esta zona del país. En este inicio de operaciones será tarea del C.P. Héctor Romo invitar a que los líderes empresarios de esta región aseguren la sustentabilidad de sus negocios por medio de la institucionalización, el apoyo de consejeros independientes, y adoptando los principios de gobierno corporativo en sus operaciones.

 

Tradicionalmente, hay empresarios que se muestran reacios a cumplir con sus obligaciones fiscales, con el argumento de que el dinero que entregan al gobierno no será bien utilizado, debido a la corrupción, o a que el gasto público no se administra bien. ¿Cuál es la postura más responsable que hay que tomar en este contexto poco ideal?

Como ciudadanos mexicanos es una obligación constitucional contribuir al gasto público de la nación. Una de las mejores prácticas corporativas es el cumplimiento del marco regulatorio, y en este sentido, cumplir con esta obligación es algo fundamental, independientemente de particularidades como la corrupción, la falta de transparencia o el mal uso de los recursos.

Tampoco podemos olvidar que las mejores prácticas corporativas también aplican para el sector público, en particular la transparencia y la rendición de cuentas. Por lo tanto, uno de los objetivos más importantes del IMMPC es el de invitar a cada vez más empresas y gobiernos a que adopten las mejores prácticas corporativas. Para efectos prácticos, yo adoptaría el comentario de una periodista mexicana, quien señala que al pagar impuestos el ciudadano compra el derecho de exigir a sus gobernantes la transparencia, la rendición de cuentas y la eficiencia en la administración del gasto público. Entonces, tenemos la obligación constitucional de contribuir al gasto público, pero también de exigir que los recursos sean utilizados apropiadamente.

 

“Sin duda, incluir el consejo de administración en la toma de decisiones de la planeación fiscal es ahora más relevante que nunca”.

 

 

Además de crear empleos, las empresas son jugadores clave que pueden influir en políticas públicas. Desde su punto de vista, ¿qué cualidades deben tener las empresas para asumir un papel de ciudadanos responsables y útiles para el país?

La cualidad más importante es la voluntad de participar. En México es muy frecuente pensar que, para poder influir en políticas públicas, o para llevar a cabo las intenciones de cualquier grupo empresarial, político o social, es necesario realizar manifestaciones cívicas como los bloqueos de calles. En cierta manera, estas protestas son válidas; sin embargo, si los emprendedores de esta nación (independientemente de su tamaño) tienen la voluntad de participar para hacer de México un mejor país, es fundamental hacerlo unidos.

Los empresarios tenemos que participar en organismos empresariales como Coparmex o la Canaco [Cámara Nacional de Comercio], en los que aportemos nuestros conocimientos y experiencias de manera activa. Si se trabaja individualmente, no se puede generar un cambio similar al que puede conseguirse trabajando en conjunto con organismos que ya están estructurados; para generar más presencia, y para que la voz de los empresarios se escuche con más fuerza.

 

 

Hablando de Querétaro y el Bajío, ¿cuáles son los retos que el Capítulo Bajío del IMMPC, que usted preside, viene a enfrentar para ayudar a crecer a las empresas de la región?

En KPMG hemos visto que, en los últimos 10 años, la inversión extranjera directa en la región del Bajío ha crecido de una manera muy importante, sobre todo en los sectores automotriz y aeroespacial. Estas son industrias sofisticadas, con procesos operativos de primer mundo, y muchas de ellas son subsidiarias de empresas globales. Esto ha sido económicamente muy favorable para la región y, en consecuencia, las empresas se han desarrollado de manera exponencial (y es lo mismo para los emprendedores mexicanos, quienes no siempre han tenido la oportunidad de crecer con bases sólidas). En cierta manera, este crecimiento en el Bajío los tomó por sorpresa, y eso ha hecho que sus negocios crezcan descontroladamente. Esto genera ineficiencias financieras, contingencias en temas de cumplimento regulatorio, pérdidas de oportunidades de financiamiento y una gestión inadecuada del negocio.

Pienso que hay un área de oportunidad muy grande en el Bajío: mejores prácticas como el gobierno corporativo o el protocolo familiar se han vuelto cada vez más relevantes, y los inversionistas extranjeros que desean tener acceso a nuevos mercados por medio de alianzas estratégicas con empresarios mexicanos buscan que las empresas de estos últimos estén institucionalizadas.

Si bien, existen esfuerzos incipientes de algunos grupos empresariales y familiares por tratar de adoptar las mejores prácticas corporativas, no hay algún organismo u organización que se dedique primordialmente a difundirlas, ni cuya facultad sea transformar empresas en instituciones, tal como lo hace el IMMPC. Por lo tanto, creo que la principal oportunidad —y el reto— del Capítulo Bajío será que los empresarios y emprendedores de la región vean en el IMMPC a un aliado en el que puedan apoyarse para implementar las mejores prácticas corporativas, y del que puedan obtener un banco de consejeros capacitados que coadyuven a sus accionistas a gestionar sus negocios y a transformarlos en instituciones competitivas de calidad mundial.

A lo largo de los años, el Seminario de Gobernabilidad Corporativa del IMMPC se ha venido consolidando como un referente para los consejeros y emprendedores que buscan mejorar sus habilidades de gestión y de asesoramiento. Con este programa podemos formar a más empresarios que estén conscientes de las bondades de adoptar las mejores prácticas corporativas y, sobre todo, de la necesidad de implementarlas en las empresas que busquen ser competitivas en el panorama global.

 

Una de las actividades clave del IMMPC es formar consejeros independientes. ¿Qué debe garantizar un consejero para estar a la altura de su labor?

Un consejero debe garantizar una adecuada preparación en el ámbito de los negocios. Si bien normalmente los consejeros tienen cierto nivel de especialización —por ejemplo, yo soy especialista en la rama de impuestos—, también deben conocer de temas financieros, de gestión de negocios, de cumplimiento regulatorio y operativo, entre otros, para que esté en posibilidades de aconsejar adecuadamente a los empresarios. Si se tiene una visión limitada, el consejero restringe su capacidad de aconsejar a los accionistas. Por otro lado, un consejero debe garantizar, ante todo, la independencia, para así evitar conflictos de interés con la organización donde participa.

 

¿Qué debe hacer el dueño para garantizar que el trabajo del consejero aportará valor?

Fundamentalmente, el accionista debe garantizar que las opiniones de los consejeros se considerarán en el proceso de toma de decisiones. A final de cuentas, si un consejero aporta su conocimiento y su tiempo en la asesoría de una empresa, es un mínimo indispensable para el accionista garantizar que, efectivamente, las aportaciones que hace sí se evalúen, se analicen y se consideren, aunque no siempre se apliquen.

 

¿Cuál es la importancia de incluir al consejo de administración en la toma de decisiones de la planeación fiscal?

El aspecto fiscal es cada vez más trascendente desde el punto de vista de la responsabilidad que tanto los administradores como el consejo tienen con las empresas. En 2014 apareció una reforma que, precisamente, trata de involucrar en esta responsabilidad a aquellos accionistas o administradores que están ligados a las operaciones de las compañías. Sin duda, incluir al consejo de administración en la toma de decisiones de la planeación fiscal es ahora más relevante que nunca.

Yo diría que es fundamental que las decisiones que se tomen sean evaluadas por especialistas independientes, como los consejeros. Estos pueden aportar su conocimiento y ponderar los riesgos y los beneficios de los planes que propongan los asesores fiscales, sin mayor interés que proteger los activos del negocio. Muchas veces, si este tema solo se pondera a nivel de la administración, puede suceder que solamente se contemplen los beneficios, pero que se descuide la responsabilidad, las obligaciones o los riesgos que la planeación fiscal implica. Asimismo, la mejor práctica en esta materia es que se decida de manera consensuada, para evitar actos unilaterales que no estén alineados con la filosofía de la empresa.

Perfil

Héctor B. Romo cuenta con más de 14 años de experiencia atendiendo a clientes multinacionales y nacionales, así como asesorando a compañías manufactureras y maquiladoras de las industrias Automotriz, Aeronáutica y Alimenticia. Es presidente de la Comisión Fiscal en la Coparmex Querétaro, miembro de la Comisión de Asuntos Tributarios de Coparmex Nacional, y miembro activo del Colegio de Contadores Públicos de Querétaro, A.C. También ha publicado artículos en materia fiscal en diversas revistas especializadas, así como en diarios de circulación regional y nacional.