¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Moniños: una sonrisa bordada con el corazón

de de
José Luis Sandoval Encarnación

Director Editorial en Mejores Prácticas Corporativas

Detrás de cada muñeco de Moniños está la historia de un ser humano, misma que nos da la oportunidad de reaprender a amar al prójimo a pesar de sus diferencias. Y detrás de Moniños, la microempresa que fabrica estos muñecos, están las historias de tres mujeres (y amigas) que han decidido tomar el control de sus vidas.

Tengo entre las manos un muñeco cosido a mano, cuya cabeza rapada cubre un paliacate. Me sonríe, tímido y alegre al mismo tiempo, como si le diera mucho gusto verme. Es el muñeco de un niño que está enfermo: tiene cáncer. Sus bracitos están extendidos, como amagando un abrazo. Lo veo y pienso en un pequeño que, aunque quizá pueda faltarle alegría en su vida, está dispuesto a ofrecerla.

La etiqueta que trae en la camisita dice así: “Este muñeco artesanal es especial, así como cada persona en este mundo es única y especial. Su discapacidad, ya sea visual, motora, o por estar luchando contra el cáncer, así como su diversidad en color de piel, cabello y estilo, están creadas para reeducar en el respeto y la inclusión”.

Los moniños son oriundos de un pequeño taller de costura ubicado en Santa Paula, una colonia humilde del municipio de Tonalá, en la Zona Metropolitana de Guadalajara. Santa Paula es una comunidad con muchos retos. Uno de los principales es evitar que sus jóvenes se unan a las pandillas locales y se enganchen con el narco.

En este contexto, las oportunidades no caen a raudales, pero eso no ha detenido a Lulú, Pili y Ale. Ellas son madres, amas de casa y emprendedoras. Su microempresa es parte de MATI, un proyecto creado gracias a la alianza entre Corporativa de Fundaciones, A.C., y Children International Jalisco, A.C., y cuyo objetivo es el empoderamiento económico y social de mujeres que viven en zonas vulnerables de la ciudad.

Breve historia de un sueño

Todo inició en 2011, con la idea de fabricar uniformes escolares para resolver dificultades financieras familiares. Primero, las tres emprendedoras se capacitaron en corte y confección, gracias a un curso del DIF Tonalá, con apoyo del Servicio Nacional de Empleo de la Secretaría del Trabajo y Previsión Social. En 2012 consiguieron las máquinas de coser, también a través del Servicio Nacional de Empleo (a préstamo, pues tenían que demostrar que el negocio iba en serio, para recibirlas como donación) y, en 2013, con ayuda de Corporativa de Fundaciones y Children International Jalisco, reestructuraron el proyecto y decidieron fabricar los moniños. Nació así un juguete con impacto social, que ayuda a reeducar a niños y adultos acerca de cómo tratar a personas con discapacidad (algo que sus tres creadoras han vivido en carne propia). Después de diseñar varios prototipos, el modelo actual vio la luz en el evento TEDxZapopan 2014, donde llegó a mis manos.

Un muñeco, pero también una persona

El gran acierto de los moniños es que tienen una historia detrás, una identidad. Eso genera empatía y, a la larga, un lazo afectivo entre el dueño y el muñeco. Sentado en el taller de costura donde se estos se fabrican, allá en Tonalá, Pili y Lulú me lo ilustraron con dos anécdotas: la primera, de una niña morena con un problema de un ojo desviado, quien es discriminada por su aspecto. A ella, Pili le regaló una muñeca morenita con lentes, y su primera reacción fue exclamar: “¡Mira, mami, se parece a mí!”. Ahora la lleva consigo a todos lados. Lulú le regaló otra muñeca a su nieta, quien, al enterarse de su historia de discapacidad, la trata con especial cuidado y cariño. También le cuenta la historia a sus amigas. “Porque esa no es una simple muñequita, es la historia de la muñequita”, remata Lulú.

Los retos personales

Este asunto de la tolerancia y la inclusión es algo que las tres emprendedoras también tuvieron que aprender mientras trabajaban juntas. Se enseñaron a trabajar en equipo, a convivir con diferentes puntos de vista y opiniones, y a sustituir el liderazgo autoritario por el espíritu colaborativo. Pili se sincera al respecto: “Yo casi no convivía con la gente, nada más me dedicaba a mi casa. Amigas no, solo el saludo con las vecinas, y hasta ahí. No me gustaba involucrarme tanto con las personas, y es lo que me ha servido mucho de aquí: convivir y tener más comunicación. Hasta aprender a pedirles apoyo, porque antes decía: ‘¡Ay, no! ¿Cómo les voy a pedir ayuda?’. Ahora hay como una hermandad entre nosotras, y es bonito”.

También las ha hecho superar complejos y encontrar talentos escondidos. Alejandra aprendió a perder el miedo a dar su opinión, y descubrió que es buena como administradora. Lulú ahora se siente segura al tratar con clientes y proveedores, y conversar con gente profesional. El talento de Pili, dice ella entre risas, es irse de compras: ahora es la encargada de adquirir la materia prima y los insumos, cuando antes ni se animaba a abordar un camión para ir ‘al mandado’.

Los retos familiares

Este 2015 será el año de trabajar en la comercialización (actualmente, los muñecos se venden solo sobre pedido; otro gran triunfo es que Moniños ya puede facturar). Además de hacerse de una fuente de ingresos, Lulú, Pili y Ale quieren crecer para generar más empleos para la gente de su comunidad (actualmente, ya emplean a un artesano que está preso, y que así mantiene a su familia), para involucrar a sus familiares e, incluso, a sus esposos. En el contexto de Ale, Pili y Lulú, aún prevalece esta cultura de que la mujer pertenece al hogar. Al principio, ellas no encontraron apoyo en casa cuando decidieron ser emprendedoras. Ale lo narra así: “En mi caso, lo más difícil fue que mi esposo me ayudara. A él le costó mucho trabajo entender que yo estaba cambiando, que quería trabajar y que quería superarme”. Sin embargo, el tesón de estas tres damas pudo más. Así me lo explicó Lulú: “Les quedó bien claro que si yo estoy firme y quiero estar aquí, ya no me van a quitar”. Las cosas cambiaron, y para bien: esposos e hijos aprendieron a cooperar con las labores de la casa, y también a apoyar (y disfrutar) con el trabajo de los muñecos. Al final, Moniños les dio la oportunidad a todos de entenderse mejor como familia, y los unió más.

Decido comprar una muñeca, porque creo que sería un buen regalo para algún ser querido, joven o adulto. Pero antes de irme, se me ocurre otra pregunta: ¿sienten que sus esposos las respetan más ahora? Todas asienten. Lulú lo ilustra de una manera simpática y sumamente memorable, citando lo que le dijo su marido: “Yo no te conocía así. Esa inteligencia, ¿dónde la tenías escondida?”.