¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Gobierno corporativo: un esquema para el combate profesional de la corrupción

de de
Guillermo E. Larrea

Es asesor en gobierno corporativo, anticorrupción y cumplimiento en Jones Day México, y expresidente del Capítulo Ciudad de México del IMMPC

Si los actos de corrupción deben lidiarse con la mayor seriedad por parte de los afectados e involucrados, también es necesario que las medidas de prevención ante estas malas prácticas sean debidamente implementadas y monitoreadas por la empresa.

Así como una buena idea de negocio no se convierte por sí sola en una empresa exitosa, una empresa en sí misma tampoco es sinónimo de una organización ética. De hecho, en muchas ocasiones, las empresas nacen de situaciones que están al límite de lo que se considera ético. Durante mi trayectoria profesional, he tenido la oportunidad de representar a empresas nacionales y extranjeras en el combate a la corrupción, y no son pocas las anécdotas al respecto. Desafortunadamente, un principio de confidencialidad me impide hablar de casos concretos. Sin embargo, aprovecho estas líneas para comentar breves historias que espero resulten útiles.

Corrupción, la distorsión del éxito

Algo que la experiencia me ha enseñado es que la corrupción tiene muchas facetas, empezando por el contexto jurídico, ya que en las leyes no existe un concepto unificado de ‘corrupción’. Así, muchas conductas indebidas se asocian a este fenómeno, aun cuando, jurídicamente hablando, no califiquen como tal. Por ejemplo, hay muchos empresarios que piensan que incumplir una regulación o faltar a una ley es un acto de corrupción, y esto no es necesariamente así. La intención y el beneficio propio son componentes importantes del concepto de corrupción.

“Hemos sido testigos de cómo varias empresas caen en procesos de corrupción debido a falta de valentía para decir ‘no’ a funcionarios extorsionadores”.

En nuestras auditorías e investigaciones legales en las empresas, hemos revisado situaciones de pagos indebidos, comisiones o regalos injustificados en distintos niveles y por distintas causas. Dichas situaciones varían de cosas tan simples como actitudes incómodas que se dan por el desconocimiento en la materia o por desaciertos culturales, hasta cuestiones que son producto flagrante de malas intenciones. En ese sentido, por ejemplo, hemos atestiguado cómo empleados que “por hacer su trabajo mejor” o “en tiempo”, deciden por ellos mismos pagar alguna cantidad de dinero o caer en la tentación del acto de corrupción con tal de culminar el negocio que les ha sido encomendado. Asimismo, hemos visto empleados que buscan un beneficio propio en perjuicio de la empresa, perpetuando fraudes internos.

En otras ocasiones, hemos llegado a observar cómo decisiones provenientes del más alto nivel —que claramente vinculan a la empresa y no solo al individuo— provocan situaciones de pagos indebidos, al buscar “un proceso de expansión acelerado”, o bien, “asegurar un determinado negocio”, porque el mandato de la asamblea, el consejo o el director general, es “más franquicias abiertas, por encima de cualquier pretexto”, sin considerar sutilezas como “más franquicias abiertas, sin romper las reglas”. Asimismo, hemos sido testigos de cómo varias empresas caen en procesos de corrupción debido a la falta de valentía para decir ‘no’ a funcionarios extorsionadores, sabiendo que una negativa puede traer como consecuencia perder el negocio o provocar el cierre de un establecimiento.

Muchas veces, las empresas se apoyan en asesores e intermediarios malintencionados para lograr sus fines, o bien, se ven envueltas en las acciones que estos realizan a sus espaldas. En el curso de una investigación sobre conductas indebidas de los directores de una empresa en el sector inmobiliario, encontramos que algunos de ellos, con el fin de lograr negocios inmobiliarios importantes, recurrieron a la figura de un fedatario para tramitar permisos de construcción y licencias de operación municipal, a través de sus abogados. El fedatario reveló que era una práctica común que sus clientes pagaran ‘honorarios’ que, claramente, eran mucho más altos que las cantidades que debían pagarse a los funcionarios municipales para obtener los permisos y licencias requeridos. Esta situación no era conocida por la empresa.

Con base en estas experiencias, hemos ayudado a muchas empresas a instaurar modelos de gobierno corporativo que, desde el origen, busquen cumplir con la ley, minimicen el riesgo a la corrupción y la combatan eficazmente. A continuación, señalamos algunos de los puntos que consideramos relevantes en esta búsqueda:

Recomendaciones para un gobierno corporativo con ética:
  • Establece órganos cuyas funciones estén claramente definidas en estatutos: asamblea, consejo y comités de riesgos, etc. Todos estos deben ir de acuerdo con las necesidades de la empresa.
  • Establece un código de conducta empresarial y políticas por áreas o materias, una vez realizado un análisis de lo que verdaderamente necesita. De nada sirve tener un código o un conjunto de políticas que nadie conoce ni cumple.
  • Decide transmitir el ‘acento’ en la ética hacia tu organización y difúndelo con la capacitación adecuada. Dicho ‘acento’ marca la diferencia cuando los empleados se ven bajo presión. La capacitación debe cumplir con lo que los empleados deben conocer para llevar a cabo el cumplimiento ético.
  • Preocúpate tanto por los ‘asuntos legales’ como por el cumplimiento regulatorio y ético. No es lo mismo que el departamento jurídico vea solamente por las operaciones grandes, que cuando además pone su atención en el cumplimiento regulatorio y contractual. Esto se puede lograr dividiendo el departamento jurídico para que un área supervise específicamente el tema de compliance.
  • Evita los intermediarios y asesores incómodos, haz un due diligence adecuado de tus asesores y asegúrate de que estén alineados a tus prácticas y políticas.
  • Revisa a tus socios de negocios, clientes y proveedores; haz un due diligence adecuado y asegúrate de que estén alineados a tus prácticas y políticas.