¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Resiliencia corporativa

de de

Aprende a manejar las derrotas y saldrás fortalecido por ellas

Centro de Investigación y Desarrollo del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C.

El cambio es impredecible. No sabemos cuándo llegará, ni qué tan impactante podrá ser. Por eso, una persona exitosa requiere de mucho más que talento para perdurar: se necesita adaptación ante las situaciones más incómodas, se necesita mentalidad de crecimiento.

Todo emprendimiento nace a partir de una idea. Al principio, nada nos detiene para realizarla; pero, a lo largo del camino, es inevitable encontrar obstáculos grandes, difíciles de esquivar. Eventualmente, será uno de esos contratiempos el que nos obligue a enfrentar el fracaso por primera vez. No hay que engañarnos; ese primer golpe es duro, pero también necesario, porque será en esta situación cuando un líder reconocerá si tiene lo necesario para recuperarse y fortalecerse con la experiencia, o si quedará paralizado ante la adversidad.

El fracaso es una parte inevitable del trabajo, pero un buen líder sabe que este no debe ser visto como un contratiempo, sino que debe tomarse como un aprendizaje para crecer. Pero, ¿qué diferencia hay entre una persona que puede volver a levantarse y otra que se rinde ante la primera dificultad? ¿Cómo se puede cambiar esta actitud ante el entorno? La respuesta es: desarrollando habilidades de resiliencia.

Aprendiendo de los obstáculos

De acuerdo con la Real Academia Española, la resiliencia es la “capacidad humana de asumir con flexibilidad situaciones límite y sobreponerse a ellas”. Dicho de otra forma, es la habilidad de enfrentar las adversidades cotidianas, manejándolas con destreza, para superar las experiencias negativas y transformarlas en aprendizaje. Entonces, se puede decir que una persona es resiliente cuando es capaz de interactuar con su entorno exitosamente, utilizando los recursos a su disposición —psicológicos, sociales, culturales, físicos, etc.— para sostener su propio bienestar ante cualquier circunstancia negativa.

Los individuos resilientes son quienes pueden ‘rebotar’ de las adversidades, adquiriendo nuevas fortalezas y recursos de cualquier situación que se les presente. Ellos son capaces de crecer, después enfrentar un trauma; no caen en la tristeza o en depresión, sino que pueden lidiar con su entorno gracias a métodos y estrategias que les permiten lidiar con las situaciones de crisis.

Por ejemplo: Martin E.P. Seligman, considerado el padre de la psicología positiva, ha trabajado con el ejército de los Estados Unidos, desarrollando el programa Comprehensive Soldier Fitness (CSF), que mide la resiliencia de los soldados y les enseña técnicas de psicología positiva para ayudarles a equilibrar sus emociones y superar los retos que enfrentan en el campo de batalla. Para él, la clave para crear resiliencia es el optimismo: “En nuestras investigaciones, nos hemos dado cuenta de que las personas que no se dan por vencidas tienen el hábito de interpretar los contratiempos como algo temporal, que se puede cambiar. Esto nos ha sugerido algunas formas para ‘inmunizar’ a las personas contra emociones como la indefensión, la depresión y la ansiedad, así como en contra de darse por vencidos. Debemos enseñarles a pensar como optimistas”.

No existe una fórmula definitiva para generar resiliencia, ni tampoco es una cualidad con la que se nace. Y aunque algunas personas sí cuentan con una mejor predisposición para enfrentar eventos o circunstancias estresantes, las habilidades de una persona resiliente sí pueden ser desarrolladas por cualquier individuo.

Los hábitos de las personas resilientes

La Asociación Americana de Psicología (APA, por sus siglas en inglés) sugiere 10 maneras de construir resiliencia, y son las siguientes:

  1. Establecer buenas relaciones con familiares cercanos, amigos y otras personas.
  2. Evitar ver las crisis o eventos estresantes como problemas insoportables.
    Aceptar las circunstancias que no pueden cambiarse.
  3. Establecer metas realistas y trabajar en pos de ellas.
  4. Tomar acciones asertivas o decisivas en momentos adversos.
  5. Buscar oportunidades de descubrimiento personal después de lidiar con una pérdida.
  6. Desarrollar confianza en uno mismo.
  7. Mantener perspectivas de largo plazo y considerar los eventos estresantes dentro del contexto de una situación más grande.
  8. Mantener una perspectiva positiva, esperar cosas buenas y visualizar lo que se desea.
  9. Cuidar del propio cuerpo y mente, hacer ejercicio regularmente y poner atención a las propias necesidades físicas y emocionales.

Reconoce qué te hace más resiliente

La APA también aconseja responder el siguiente cuestionario, para aprender cómo podríamos enfrentar a eventos difíciles con efectividad:

  • ¿Qué tipo de eventos le han resultado más difíciles?
  • ¿Cómo le han afectado dichos eventos?
  • Cuando se encuentra estresado, ¿le ha sido de ayuda pensar en las personas importantes en su vida?
  • Cuando se enfrenta a una experiencia difícil, ¿a quién ha acudido para que le ayude?
  • ¿Qué ha aprendido sobre sí mismo y sus interacciones con los demás durante momentos difíciles?
  • ¿Le ha ayudado ofrecer apoyo a otras personas que están pasando por una experiencia similar?
  • ¿Ha podido superar los obstáculos? Y si es así, ¿cómo?
  • ¿Qué le ha ayudado a sentirse más esperanzado sobre el futuro?

Algunos tips para crear resiliencia

Otro aspecto clave para fortalecer la resiliencia personal consiste en identificar aquellas actividades que cada individuo considere mejores para diseñar sus estrategias de crecimiento, como las siguientes:

  • Escribir sobre los pensamientos y sentimientos propios más profundos, relacionados con las experiencias o los eventos más complejos de la vida.
  • Leer y aprender acerca de lo que otras personas han hecho para sobreponerse a situaciones similares, para adquirir esas mismas estrategias y generar más motivación.
  • Practicar meditación también es un medio efectivo para establecer mejores relaciones con las personas y mantener una perspectiva positiva ante las circunstancias que nos detienen momentáneamente.
  • Conversar con otras personas (ya sea a través de grupos de apoyo, o con familiares y amigos) también es un buen ejercicio para reducir la ansiedad. Un buen consejo siempre puede ayudar a mantener los ojos en la meta.
  • Buscar la ayuda de un consejero o psicoterapeuta, que ayude a identificar las propias fortalezas, a reconocer el problema y a desarrollar habilidades de afrontamiento para resolverlo.
Encuentra tu camino

Actualmente, muchos investigadores reconocen que la resiliencia es un componente vital para el éxito de las organizaciones. Sin embargo, desarrollar cualidades y habilidades resilientes es difícil. La resiliencia requiere acumular el coraje para afrontar conflictos que pueden ser dolorosos, retrasando la gratificación por soluciones que no son evidentes en el corto plazo, aun cuando vemos un remedio claro ante esas situaciones. Tomemos el ejemplo de la nadadora Diana Nyad, quien, a sus 64 años, logró cumplir una de sus grandes metas como atleta: nadar las 110 millas de océano entre la isla de Cuba y la península de Florida.

Durante su carrera, Diana intentó cruzar esta travesía a sus 20 años, pero tuvo que abandonar su meta debido a los piquetes de medusa que sufrió en el Golfo de México (la medusa posee el veneno más letal del océano). Sin embargo, 40 años después de haberlo intentado, Diana se propuso entrar al mar una vez más, para terminar lo que inició en su juventud. Y después de 53 horas en la oscuridad del mar, alucinando por la fatiga y con su garganta inflamada por la salinidad del agua, Diana Nyad alcanzó la costa de Florida.

Este tipo de historias demuestran que la resiliencia requiere de una mente dispuesta a fallar y a aprender de todos los fracasos, hasta llegar a la meta deseada. Esto sólo se logra a través del trabajo, la innovación, la estrategia y la constancia. En opinión de Steven Snyder, autor del libro Liderazgo y el arte de la lucha, “aquellos quienes se recuerdan constantemente que están en un viaje de aprendizajes, tienen una gran ventaja. En palabras de mi amigo Frank Gaudette, quien fuera CFO de Microsoft: ‘cada día, me reservo el derecho de despertar siendo más listo’”.

Bibliografía recomendada