¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Finanzas y bienestar para todos

de de

Experiencias de la exposición “Ser emprendedor”

Esteban Muñoz y José Luis Sandoval

Dirección editorial de la revista Mejores Prácticas Corporativas

Fotos cortesía de Educación Financiera Banamex

Por medio de actividades didácticas e interactivas, la exposición “Ser emprendedor, una historia personal” busca difundir los beneficios que una educación en emprendimiento puede aportar a nuestros niños, fomentando el desarrollo personal y el progreso de la sociedad.

Mientras ingresamos en la sala “Va de paso”, del Museo Trompo Mágico, nuestro guía nos incitó a atravesar un andamio del que colgaban decenas de ligas, largas, gruesas y muy pesadas. Sorpresivamente, fue más difícil querer cruzar ese camino rápidamente, ya que la fricción y el golpe del material nos detenían más de lo que podíamos avanzar. Así empezamos a experimentar tres elementos básicos en el camino de cualquier emprendedor: la lucha, la perseverancia y la resiliencia para continuar, a pesar de los obstáculos.

“Tenemos que enseñar a nuestra población a asumir cada una de sus situaciones de vulnerabilidad, para que reconozca de qué recursos internos dispone para salir adelante.”

Cuando dejamos ese mar de ligas atrás, pasamos a la primera etapa de la exposición: “Visualizarte en el futuro”, donde definimos nuestros objetivos a largo plazo. Después de eso, las siguientes cuatro etapas nos ayudaron a reconocer y administrar nuestros recursos; a generar nuevas oportunidades para cumplir nuestras metas; a transformar nuestros talentos en actividades productivas; y, finalmente, a armar un plan de acción para implementarlo en un entorno real. Ésta es la dinámica utilizada en la exposición itinerante “Ser emprendedor, una historia personal”, ideada por Educación Financiera Banamex y el Museo Interactivo de Economía (MIDE) de la ciudad de México, cuyo fin es promover habilidades y actitudes emprendedoras para impulsar la calidad de vida de los mexicanos.

En busca de una cultura emprendedora

La iniciativa de crear una exposición como “Ser Emprendedor, una historia personal” proviene de Educación Financiera Banamex, que conforma el área de responsabilidad social de esta institución bancaria. Desde su fundación (en 2004), esta iniciativa busca responder a la necesidad de fomentar una cultura financiera en México. Para impulsar este cometido, Educación Financiera Banamex conformó el programa Saber Cuenta, que busca poner programas y materiales educativos —como cursos, talleres y conferencias; manuales y publicaciones; certámenes y exposiciones— a disposición de todos los mexicanos, para fomentar a que los niños y jóvenes comiencen a identificar sus talentos personales, y que puedan transformarlos en actividades productivas que les permitan generar mejores ingresos.

“Ser emprendedor” es la primera exposición de su tipo, ya que ha sido diseñada para fomentar el desarrollo de una cultura del emprendimiento en niños, jóvenes y adultos. Es con esta intención que “Ser Emprendedor” inició su viaje por la República Mexicana, presentándose en espacios culturales como el Centro Cultural y Educativo Manuel Gómez Morín, en Querétaro; el Museo Interactivo Bebeleche, en Durango; y el Centro de Ciencia y Tecnología Semilla, en Chihuahua. En esta ocasión, “Ser Emprendedor” visita la ciudad de Guadalajara, para continuar fomentando conciencia y reflexión sobre temas como emprendimiento y finanzas personales en la población jalisciense.

Una charla con Loreto García Muriel

La inauguración de “Ser emprendedor, una historia personal” fue presidida por Loreto García Muriel, directora ejecutiva de Cultura Organizacional y Educación Financiera Banamex. Ella está convencida de los beneficios que la educación en temas de emprendimiento tendrá para los niños, ya que esto les ayudará a forjar un mejor futuro. Charlamos con ella algunos minutos, y esto fue lo que nos compartió:

¿Cuál es el beneficio de iniciar con la formación de emprendedores desde la niñez?

Todo empezó gracias a una idea de Manuel Medina Mora —quien fuera el presidente de consejo, en 2004—. Un día, él me llamó y me pidió echarle la mano para diseñar un programa social enfocado en lo que nosotros sabemos hacer: las finanzas y la economía. A mí me pareció interesantísimo, porque yo siempre he pensado que, si cada empresa se aboca a la educación en su campo de competencia, pues tendríamos un movimiento exponencial.

La idea de generar esta cultura financiera es que sea tan integral que logre acercarse desde todos los ámbitos sociales y de edades. Creemos que la infancia es un momento de grandes posibilidades de hábitos, de desarrollar competencias que permitan a los niños vivir sus vidas de una mejor manera. Entonces, el que un chiquito pueda diferenciar entre un deseo y una necesidad, les abre el panorama para saber cómo distribuir sus recursos para vivir mejor, y no gastar todo lo que tienen en lujos que no necesitan. Si ayudamos a que un niño aprenda a retrasar la gratificación, eso ya es un hábito que después va a redituar en ahorro, en planeación, etc. Y formar esos hábitos desde temprano le permitirán tomar ese tipo de decisiones, automáticamente, cuando crezca.

¿Diría que este programa enseña a los grupos más vulnerables a tomar mejores decisiones financieras?

Desafortunadamente, en México existen grupos de tal vulnerabilidad, que sólo con el apoyo de un programa social pueden empezar a buscar su desarrollo. El problema es que todo se quede en ese asistencialismo; que sigamos generando dependencia, esperando a que las cosas cambien por arte de magia. Entonces, yo sí creo que la vulnerabilidad debe tener un tiempo límite, con características limitadas. Tenemos que enseñar a nuestra población a asumir cada una de sus situaciones de vulnerabilidad, para que reconozca de qué recursos internos dispone para salir adelante. En ese sentido, una exposición como “Ser emprendedor” (o como los programas que hemos diseñado para los jóvenes) abre los ojos para que ellos puedan reconocer todo el potencial que tienen. Se trata de creer en las personas, de confiar en ese potencial innato que todos tienen y ayudarles a sacarlo, a quitar todo lo que les estorba para crecer.

¿Cuáles cree que sean los principales complejos o las malas prácticas que debemos prevenir en nuestros jóvenes?

Primero, mucha dependencia. Creo que somos una cultura muy dependiente; estamos esperando a que alguien más resuelva los problemas por nosotros. También nos falta creer en nosotros mismos; pensamos que no somos capaces de formar líderes ni de poner modelos que sean accesibles para que los jóvenes quieran aspirar a ser y hacer más. Creo que cuando se rompe esa imagen de decir “yo no podría ser como ese empresario”, y empezamos a buscar ese potencial en nosotros mismos, podemos inyectarlo en los jóvenes, para que ellos mismos se den cuenta de que pueden hacerlo, y que además es su responsabilidad, porque la sociedad los necesita para aportar al bien común. Yo creo que, por esencia, los mexicanos somos generosos: entre más bajo sea el nivel socioeconómico, más se ayudan; pero nos falta sistematizar esa ayuda. Entonces, yo diría que debemos prevenir el paternalismo, la inseguridad, la falta de autoestima y la falta de prácticas, cercanas y accesibles, que inspiren a crecer.

¿Cómo lograron transportar los conceptos y las teorías del emprendimiento en dinámicas amigables y asequibles para los niños?

Todo lo que sea instrucción o información que no llegue a formar parte de tu vida, no va a perdurar. En cambio, el aprendizaje significativo es aquello que sí se convierte en una experiencia cuando ayuda a fortalecerte. Nosotros creemos rotundamente que la educación es eso: se trata de despertar esos momentos de aprendizaje, y que se conviertan en parte de uno mismo. Para esto, tenemos que estudiar cómo es que se aprende en cada edad, de grupos sociales, etc. Por ejemplo: para un chiquito, con sólo tener la sensación de que para avanzar tiene que hacer un esfuerzo, y que no es un camino directo, es suficiente para empezar a trabajar en distintas situaciones donde les haya sucedido eso. Para los pequeños, la experiencia de la liga es suficiente.

Lo apasionante de nuestro trabajo es idear y diseñar programas que se adapten al tipo de aprendizaje de cada persona —visual, auditivo, kinestésico—. Queremos que la experiencia de nuestros programas tengan posibilidades de aplicación en diferentes estilos de aprendizaje. Y eso es divertidísimo, porque tenemos que pensar en la mejor forma para llegar a cada grupo social. Buscamos que exista una experiencia para todos.