¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Motivación y resiliencia

de de

Una charla con Horacio Fernández Castillo, fundador de empresas Tajín.

Francisco Javier Castañeda Ibarra

Es Vicerrector Administrativo de la Universidad Panamericana

Detrás de todo percance, se esconde una fuerza vital; se trata del empuje que se activa para revertir los contratiempos organizacionales: la motivación.

En la edición anterior de esta publicación, tuve la oportunidad de compartir una visión sobre los peligros de caer en la zona de confort empresarial, que describe las conductas, actitudes y situaciones que promueven la inmovilidad de los líderes de negocios, impactando en el desempeño de sus organizaciones. En estos casos, un empresario debería preguntarse: ¿cómo puedo salir de esta zona de confort en la que me encuentro?

Crecer ante la adversidad

El estado ideal de las cosas es una empresa inmune a las crisis; pero, cuando este pensamiento optimista es llevado al límite, se convierte en una venda que nubla el tino en las decisiones. Tomemos como ejemplo las recesiones financieras: éstas son un componente tangible que pone a prueba el temperamento empresarial, que nos pueden ayudar a pintar un panorama realista de las capacidades de un empresario para asumir las derrotas de la empresa.

“Si logramos ponderar tanto los buenos tiempos como los malos, podremos evitar sentimientos de culpa ante los reveses experimentados.”

En su libro Resiliencia: cómo construir empresas en contextos de inestabilidad, el autor Ben Schneider afirma que los empresarios latinoamericanos “han sabido hacer frente a las crisis, desarrollando un instinto de conservación o de supervivencia, pues sus principales componentes han sido la creatividad, el talento y una intuición privilegiada para anticipar el futuro y, al mismo tiempo, manejarse en medio de la inestabilidad”. Con la finalidad de ahondar en esta idea con mayor profundidad, quisiera compartir una breve entrevista con don Horacio Fernández Castillo, fundador de empresas Tajín, quien me expresó sus propias experiencias en momentos de crisis, y aquellos motivadores que lo impulsaron para salir adelante:  

¿Hubo algún momento en su trayectoria empresarial donde, por alguna situación crítica, haya estado a punto de claudicar?

En realidad, no. Yo empecé a trabajar en 1979 y, desde entonces, he quebrado en tres ocasiones. La más fuerte de éstas sucedió durante la crisis de 1994-1995; pero, aún en ésa, nunca pensé en claudicar.

Durante esta crisis hubo muchos empresarios que, como usted lo ha expresado, quebraron. Sin embargo, muchos no pudieron recuperarse del golpe. ¿A qué atribuye esto?

Yo creo que a la actitud porque, sin importar qué problemas se tengan, uno debe tener clara su función por cumplir como empresario. Cuando nos enfrentamos a una crisis, todos los días vamos a tener decisiones qué tomar; y quizá la más importante que se debe elegir es si, al día siguiente, te vas a presentar en la oficina. En mi caso, la única determinación que tomé fue la de ver cada mañana como si fuera el primer día de trabajo; me levantaba a trabajar con ese ánimo. Creo que todo se puede afrontar, dependiendo de la actitud que se asuma.

Respecto a estos momentos críticos, ¿qué vivencia fue la que dejó más huella en usted? ¿Qué lo motivó a salir adelante?

Descubrí el valor que el trabajo tiene para una persona; eso es algo que puede ser un motivador suficiente, en sí mismo. Entender la trascendencia del trabajo es algo que, a veces, pareciera muy obvio, pero es sólo en las situaciones más críticas cuando se puede tener la oportunidad de valorarlo con un peso diferente.

¿Cuál es su opinión respecto a dejar de arriesgarse y caer en una zona de confort?

La puerta para entrar a la zona de confort es adquirir y amarrarse de bienes superfluos, porque te van inmovilizando. Para evitarlo, la austeridad puede funcionar muy bien: manejarse sin cambiar el estilo de vida personal, aunque se haya logrado el éxito. Otra cuestión es identificar qué es lo que te motiva. El hombre va cambiando, y sus motivadores también, pero existen incentivos para cada una de las etapas de la vida, y yo creo que definir eso es una buena forma para evitar la zona de confort.

Si usted pudiera regresar 20 años en el pasado, con la experiencia que ha acumulado, ¿qué dejaría de hacer y qué acciones repetiría?

No pienso en eso. Dentro de mi esquema no existe el pasado; únicamente me interesa en la medida en la que me brinda experiencias. Nunca pienso en “¿qué hubiera hecho?” o en “¿qué hubiera dejado de hacer?” porque eso también puede ser un ‘aburguesamiento’; es una salida fácil a los retos que nos fijamos en un momento determinado. Tenemos que recordar que es gracias a los errores que podemos aprender de nuestras experiencias. Por eso, yo no le tendría miedo a fracasar otra vez, o las veces que sean necesarias. Estoy entre la gente que necesita más fracasos para aprender porque somos más duros de cabeza.


Como indica don Horacio Fernández, la motivación es el motor que dota de vitalidad a nuestras acciones, siendo ésta un buen antídoto contra la zona de confort. Si logramos ponderar tanto los buenos tiempos como los malos, podremos evitar sentimientos de culpa ante los reveses experimentados, articulando el andamiaje necesario para una pedagogía personal del error.

Para saber más

La zona de confort es el tema de la tesis doctoral del autor, titulada Confort empresarial. Zona de riesgo. Una visión desde el empresario mexicano.