¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

José Medina Mora Icaza, presidente de CompuSoluciones

de de
José Luis Sandoval Encarnación

Director Editorial de la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Fotos por Fernando Adame R.

“El poder del liderazgo viene de abajo hacia arriba, es decir, la gente te otorga ese poder”.

El ingeniero José Medina Mora Icaza ha contado, en diversos foros a nivel nacional, que fundó CompuSoluciones con la convicción de crear una empresa que cumpliera con todas sus obligaciones y responsabilidades, y que aún así fuera rentable. Junto a sus socios sembró valores en su organización que crecieron con ella, desarrollando así una filosofía perenne. Durante su gestión como presidente de Coparmex Jalisco, uno de sus objetivos principales ha sido ayudar a las organizaciones a practicar la responsabilidad social empresarial (RSE), colaborando así con el bien común y la prosperidad en el estado. Medina Mora sostiene que la ética es un factor fundamental para el sano crecimiento de la entidades económicas y, por ende, de la gente y de la sociedad. Charlamos con él para que nos compartiera los porqués de su filosofía.

¿De dónde surge su idea y su convicción por formar una empresa que hiciera las cosas bien, sin trampas, desde el principio?

Empezamos con esa visión de CompuSoluciones cuando iniciamos la empresa, en 1985. Teníamos el sueño de que en este país se podía crear una organización que diera un excelente servicio a los clientes, donde los que trabajáramos ahí nos desarrolláramos en lo personal y en lo profesional, donde pudiéramos formar una organización basada en principios y valores, donde cumpliéramos con todas las obligaciones fiscales y legales, y que, después de lograr todo eso, fuera negocio. La inspiración proviene de varios lados: por ejemplo, de lo que aprendí en mi familia y de la experiencia que viví al trabajar en Hewlett-Packard.

Mucha gente piensa que, en la realidad de nuestro país, no es posible competir, sobrevivir o ser exitoso si el negocio está basado en principios y valores. Pero, considerando que debemos buscar una diferencia competitiva —no tenemos que ser mejores que la competencia, sino diferentes—, nosotros nos planteamos llegar al mercado con una propuesta distinta: lo más importante son nuestros valores, mismos que ahora definimos como ‘Picselín’ (Productividad, Integridad, Confianza, Servicio, Equipo, Lealtad, Innovación). Mucha gente piensa que lo más importante es generar utilidades para sobrevivir; sin embargo, otra perspectiva es pensar que la empresa necesita desarrollar al personal. Si el personal crece, eso hará que el negocio crezca, y las utilidades vendrán como consecuencia. Eso explica por qué elegimos hacer bien las cosas desde nuestra fundación: el objetivo de CompuSoluciones no es buscar utilidades, sino que esto sea una consecuencia de atender bien a los clientes, de capacitar al personal, de vivir una cultura de principios y valores, de cumplir con todas las obligaciones. Obviamente, una empresa debe hacer las dos cosas: capacitar y ganar. Sin embargo, creemos que lo primero debe ser la capacitación, y con tal de hacerlo, estamos dispuestos a renunciar a la generación de utilidades a corto plazo.

En CompuSoluciones consideramos importante que una empresa defina y viva sus valores desde que arranca. Si este ejercicio de definición no se realiza, es muy fácil desviarse. Cuando empezamos a operar (hace 31 años), segmentamos al mercado en dos grupos de clientes: los que te compran al darles un soborno, y los que te compran porque se interesan en tu propuesta de valor; decidimos que las empresas del primer segmento no serían nuestros clientes. Me han comentado que limitarnos de esa manera solo nos ha hecho perder muchos negocios, y desde luego que sí, pero en 31 años hemos encontrado suficientes clientes sin necesidad de prestarnos a la ‘mordida’. Al final, es como el dicho popular: “Árbol que crece torcido, jamás su rama endereza”. Pero si se cuida a la planta desde que se siembra, se formará un tronco muy fuerte que nadie podrá mover. Por eso es tan importante ser una empresa de valores desde el inicio, porque esas son sus raíces. Si existe esa claridad, el empleado ya sabe lo que tiene que hacer; no necesita que los directores estén junto a él para actuar bien.

El desarrollo del personal es algo que muchas empresas no saben cómo implementar. Hay quien teme que el colaborador renuncie después de recibir capacitación, o que no haya tiempo para capacitar y sacar el trabajo al mismo tiempo. ¿Cómo hacen para llevar correctamente este concepto a la práctica?

Algunas empresas piensan que la capacitación es un gasto y, por lo tanto, que debe disminuirse. Las organizaciones exitosas ven la capacitación como una inversión. ¿Qué se busca en una inversión? Que haya un retorno, y por eso es tan importante capacitar al personal. En CompuSoluciones, la capacitación es obligatoria. Tenemos cursos para todos los colaboradores; algunos son requisitos indispensables para ciertos puestos, pero muchos otros son optativos y los empleados tienen libertad para diseñar su plan de desarrollo (en coordinación con su facilitador), de tal manera que su crecimiento personal también es su responsabilidad. Cuando me preguntan si no tenemos miedo de perder a la gente, una vez que la capacitamos, respondo que nuestra perspectiva es que, si estamos de paso por este mundo, con mayor razón estamos de paso por la empresa.

Otro argumento que he escuchado es que si capacitas a tu personal te ves forzado a pagarle más. Efectivamente, tienes que pagarle más porque ahora tiene más capacidades y puede asumir mayores responsabilidades. La filosofía de CompuSoluciones es que el motor de crecimiento es la persona: para que el negocio crezca, las personas también deben crecer, y para que los individuos crezcan, necesitan capacitarse. Si el centro de la empresa es la persona, tenemos que desarrollarla para crecer en conjunto.

¿Es la ética uno de los factores fundamentales para garantizar la sustentabilidad de las empresas que inician, así como lo son el entendimiento de los temas fiscales y comerciales, por ejemplo?

Creo que son dos temas diferentes. Vivimos en un entorno competitivo, y para permanecer en el mercado, una empresa debe tener un modelo de negocio rentable. Donde sí entra la ética es en el largo plazo. Es decir: si estás enfocado al largo plazo, también estarás dispuesto a renunciar a atajos que no son éticos. Las empresas que actúan sin ética pueden obtener grandes utilidades en el corto plazo, pero luego desaparecen. No hay un proyecto real de empresa, solo un negocio, un trueque que se da porque la empresa tiene, quizá, un conocido en alguna organización, o porque hay algún funcionario público que facilita un trato. Hay muchos negocios de ese tipo; algunos de ellos se conocen como los negocios sexenales —o trianuales, en los gobiernos municipales—, y así como crecen, desaparecen. Lo que realmente necesitamos es generar empresas que estén establecidas en el largo plazo y que vivan el concepto de la responsabilidad social empresarial: que actúen éticamente, que apuesten por el desarrollo del personal, que cuiden el medio ambiente y que ayuden a la sociedad.

Parte de la responsabilidad que tenemos como empresarios es vincular y asistir a aquellos que no han tenido las mismas oportunidades que nosotros; tenemos que regresar a la sociedad una parte de lo que hemos recibido. Antiguamente, se hablaba mucho del empresario rico y la empresa pobre. Ahora necesitamos que la empresa sea rica y que el empresario sea digno, que pueda vivir dignamente con el sueldo que obtiene. Necesitamos que la riqueza generada por la empresa se quede ahí, para que se reinvierta y genere más empleo, produciendo así un mayor crecimiento económico.

Con una visión de corto plazo, el empresario intenta ordeñar las utilidades del negocio, y eso produce la falta de liquidez. Cuando retiramos las utilidades que genera la empresa, en lugar de permitir que las tenga para poder crecer, la metemos en un estado de anemia; por eso mueren muchas compañías. ¿Qué necesitamos? Una política muy clara de sueldos competitivos, de reinversión de utilidades. Hay que determinar qué tanto de las ganancias se va a repartir entre los trabajadores, que tanto de dividendos y cuánto se debe reinvertir en el propio negocio. En CompuSoluciones tenemos la política de repartir un porcentaje de dividendos para los empleados (superior al que nos marca la ley, porque consideramos que es lo justo), otro para los accionistas, y el 80 % restante se reinvierte en el crecimiento de la compañía. Eso es lo que le da viabilidad a la empresa, y espacio de desarrollo para el personal. Por eso es importante tener esta visión de largo plazo.

Para las personas que están a cargo de otras personas, o a cargo de empresas, ¿cómo deben asumir su papel? Hay quien asume ese rol solo como el del mandamás, el rey…

Deben concebirlo desde el punto de vista del liderazgo. El líder es el que logra que la gente haga lo que tiene que hacer. El poder del liderazgo viene de abajo hacia arriba, es decir, la gente te otorga ese poder —diferente al poder de la autoridad, que viene de arriba hacia abajo, que es cuando la autoridad te obliga a hacer algo—. El mejor desarrollo de la empresa se da cuando la cabeza ejerce su liderazgo. Y el líder está para servir a los demás. Entonces, más que entronarse como rey, hay que estar al servicio de otros; el director y los facilitadores deben estar al servicio de sus empleados. Así es como la gente puede crecer.

Es importante tener esta concepción de liderazgo porque, si en una organización solo se utiliza el poder de la autoridad, no se puede generar un ambiente de desarrollo para el personal. La tarea que damos a cada facilitador en CompuSoluciones es que, mientras tenga a varios colaboradores a su cargo, tiene la responsabilidad de transformarlos en mejores personas. Si logramos que las personas que pasan por una empresa, el día que se vayan, salgan siempre siendo mejores personas, tendremos una mejor sociedad y un mejor país.

¿Cuáles son las ganancias que los dueños, los líderes, obtienen al servir a otros?

En primera instancia, en CompuSoluciones entendemos esta responsabilidad de formar a las personas como una formación integral: incluye la formación intelectual, técnica, física, social y espiritual. La mejor manera de fortalecer el espíritu es salir del egoísmo personal. La actuación en el comité Conecta ayuda mucho a los colaboradores porque les fortalece el espíritu; ayudar a los demás fortalece el espíritu.

Creo que no hay mayor satisfacción para un directivo que ver que la empresa puede funcionar cuando él no está, y esa es la actuación de liderazgo: si para que el negocio funcione, el director necesita estar siempre, generalmente quiere decir que utiliza el poder de la autoridad. Cuando ese director utiliza el poder del liderazgo y logra que la gente trabaje sin que él esté detrás de ella, la empresa seguirá funcionando en su ausencia. Como toda organización humana, la empresa está destinada a nacer, crecer y morir; también está de paso. Entonces, la manera en que podemos trascender, como empresarios, es a través de la gente. Por eso es tan importante que esos individuos que están a nuestro cargo se conviertan en mejores personas el día que salgan de la compañía. Porque al desarrollar esta formación integral, ellos influirán mejor en sus familias y en sus comunidades, extendiendo el impacto de la formación con valores.

El comité Conecta es una iniciativa dentro de CompuSoluciones cuyo objetivo es desarrollar la generosidad y responsabilidad social de los colaboradores, apoyando diversas iniciativas sociales en contextos donde la ayuda brindada marque una diferencia.

  • “México no es el país más corrupto. El problema es que es de los países donde hay más impunidad”.
  • “Hay emprendedores que, con todas las dificultades que tienen para arrancar sus negocios, mantienen una actuación ética y saben que la apuesta es por el largo plazo. Porque si solo estamos orientados al corto plazo, tal vez nos vemos forzados, con tal de cerrar alguna venta, a prestarnos a alguna acción que no sea correcta”.
  • “Necesitamos cambiar la idea de que solo debemos ver hacia el interés particular y empezar a ver por el bien común. En el bienestar colectivo hay espacio para todos, y con trabajo obtendremos buenos resultados”.
  • “Para obtener la licencia de construcción del edificio de CompuSoluciones tardamos tres años, nueve meses y quince días. Estábamos dispuestos a esperar el tiempo necesario para empezar la obra, porque no íbamos a dar un solo peso en ‘mordidas’”.
Frases para llevar

José Medina Mora Icaza

Es fundador y presidente de CompuSoluciones, así como el actual presidente de Coparmex Jalisco. Ha participado como consejero en diversas empresas, organismos empresariales e instituciones altruistas y educativas. Durante su trayectoria, CompuSoluciones ha sido reconocida como una de las 500 empresas de Expansión, uno de los mejores lugares para trabajar según el Instituto Great Place to Work y una de las Mejores Empresas Mexicanas según Deloitte, Banamex y el Tec de Monterrey. La empresa también recibió el Premio Jalisco a la Calidad 2011 y el Premio Nacional de Calidad 2013. Medina Mora ha sido reconocido por Expansión como uno de los 100 empresarios más importantes de México, y en 2012 Endeavor Occidente le entregó un reconocimiento por su trayectoria empresarial.

Para saber más

Escucha la conferencia de José Medina Mora en el Foro Magis ITESO: https://goo.gl/XSJEKZ