¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

El curioso caso de la empresa diabética

de de
José de Jesús Mora Ocaranza

Es director de Heranza Consultores, Contador Público Certificado por la Universidad de Guadalajara y consultor en planeación patrimonial y negocios familiares. También es autor del libro Nuevos horizontes para la empresa familiar.

Algunas enfermedades se curan, otras solo se controlan. ¿Sabes reconocer los síntomas?

Como cada primer lunes del mes, Felipe desayunaba con su amigo Javier, endocrinólogo de profesión. Felipe es gerente de ventas en la empresa familiar que fundó su padre, mismo que todavía la dirige. Ese día, Felipe le platicó a Javier acerca de su gran preocupación: por razones que no eran muy claras, en los últimos cinco años, las ventas de su empresa habían incrementado, al menos, 10 % cada año —lo que daba un acumulado de 46 %, aproximadamente— y, en promedio, el porcentaje de utilidad neta en el pasado representó 21 % anual. Eso era algo muy positivo, pues debía significar que, si sus ingresos crecían, las utilidades también incrementarían significativamente—. Sin embargo, los resultados anuales reflejaban utilidades cada vez más pequeñas, y en el último año perdieron el equivalente a 3 % de las ventas. La caída parecía vertical, y Felipe no estaba seguro de las causantes de esta debacle.

Aunque Javier no era muy avezado en el lenguaje empresarial, era un especialista en enfermedades metabólicas, y al ver la angustia de Felipe, ofreció explorar una analogía médica. “Permíteme hacerte algunas preguntas relativas a tu empresa. ¿Te parece?”. Una vez que Felipe aceptó, el cuestionario se llevó, más o menos, como sigue:

 

La consulta

¿Qué tanto ha crecido su personal en 5 años? De 80 personas (17 administrativos, 50 en producción y 13 en ventas), ahora somos 119 empleados (48 administrativos, 52 en producción y 19 en ventas).

¿Por qué tanto crecimiento en la administración? Mi papá invitó a muchos familiares a trabajar en labores administrativas, aunque no estoy muy enterado de qué hacen.

¿Sabes si otras áreas tampoco saben qué pasa con la empresa? De hecho, sí. Independientemente de que sean dirigidos por familiares, los gerentes de Producción, de Finanzas, Recursos Humanos y Compras no se explican qué sucede.

“Cuando el paciente reconoce los síntomas, la enfermedad ya se ha manifestado”.

¿El aumento de ventas se refleja en la cantidad de producto vendido, o solo es un indicador monetario? Ahora que lo mencionas, hemos incrementado el número de productos, pero, en cantidad monetaria, vendemos lo mismo desde hace cinco años.

¿Han solicitado préstamos, o que los socios inviertan más, para aumentar sus recursos de trabajo? Sí. Hace tres años, la empresa adquirió un préstamo fuerte y ha renovado la deuda; solo hemos podido pagar los intereses. Esos recursos se invirtieron en capital de trabajo, en cubrir gastos, en pagar vehículos nuevos y en renovar una máquina.

¿Existe algún consejo que analice los resultados y planee soluciones para la situación? Sí. Dos o tres veces por año, mi papá nos reúne para discutir cómo hemos trabajado y afinar estrategias. Aún así, es poco lo que podemos corregir, pues, aunque tenemos información contable anual, no hay muchos datos de toda la empresa durante el año; solo la que se relaciona con nuestros departamentos. A veces nos enteramos de muchas cosas en los pasillos, o cuando nos juntamos mis hermanos y yo.

¿Qué pasaría con la empresa si tu padre falleciera? Supongo que la heredaremos todos los hermanos.

 

El diagnóstico

“Por lo que dices, Felipe, tu empresa tiene diabetes mellitus tipo 2. Describiste todos los síntomas: obesidad, por un engrosamiento inexplicable de personal improductivo; entumecimiento, porque no existe un flujo de información adecuado entre departamentos; pérdida de peso, ya que se engañan pensando que venden más, cuando están vendiendo menos; sed y apetito insaciables, porque necesitan cada vez más recursos para operar, pero no los están generando con sus procesos productivos —y si nadie se los proporciona, podrían colapsar—; y fatiga inexplicable, porque no tienen retroalimentación de calidad y existe descoordinación entre otros sistemas vitales del negocio. Esto provoca un consumo excesivo de recursos en tareas improductivas.

Los síntomas son bastante claros, se presentaron lentamente y la dirección no se da cuenta de ellos. Eso mismo ocurre en la diabetes mellitus tipo 2: cuando el paciente reconoce los síntomas, la enfermedad ya se ha manifestado”.

Asombrado por la precisión de la analogía, Felipe se mostró más que interesado, y preguntó: “¿Qué podemos hacer?”.

“Mira, Felipe. En cierta forma, es afortunado que tu negocio haya sido diagnosticado con este tipo de diabetes. Aunque la enfermedad es progresiva, sí puede controlarse al descubrirse a tiempo, es decir, antes de que la empresa muera por un colapso. Para esto, necesitan disciplinarse y empezar a hacer bien las cosas, o a terminar lo que ni siquiera completan. Por ejemplo: los integrantes deberían coordinarse para formar un acuerdo general donde expliquen cómo harán que la compañía tenga éxito; tienen que adelgazar su estructura, manteniendo solo al personal que tenga una función clara; y necesitan conformar un espacio para discutir y evaluar la forma en que cada colaborador hace sus tareas”.

“¡Ya entiendo!”, comentó Felipe: “Por eso nuestro asesor fiscal señaló que necesitábamos una estructura de gobierno corporativo, y adoptar las mejores prácticas: para que el negocio perdure por varias generaciones”.
“Con disciplina y haciendo las cosas adecuadas, podrán controlar su diabetes mellitus tipo 2 en poco tiempo”, afirmó Javier. “Y una vez que resuelvan la primera etapa de la crisis, hasta podrían curarse. Sería mucho peor si padecieran diabetes mellitus tipo 1, que aparece repentinamente y no tiene tratamiento. Para sobrevivir, habrían tenido que inyectar recursos infinitos al negocio, permanentemente”.