¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Una charla con Alex Osterwalder, creador del Business Model Canvas

de de

"Los líderes modernos no solo deben elegir entre las respuestas que conocen, sino crear nuevas alternativas para elegir la mejor solución".

Pensar como startup propicia que todos los colaboradores generen innovación al validar una idea que se les acaba de ocurrir; al desarrollar productos más precisos en menos tiempo; trabajando con un equipo interdisciplinario; previniendo que la competencia no se adelante en procesos; o para obtener retroalimentación del mercado y empezar a desarrollar un producto con pocos recursos. Al reducir la incertidumbre y aumentar el control, los modelos de negocio innovadores dejan de ser un tiro a ciegas.

¿Por qué consideras que algunos líderes tienen dificultad para transformar sus ideas en un modelo de negocios efectivo?

Generalmente ponemos toda nuestra fe en la primera idea  de negocio, pues encontramos una oportunidad de mercado o alguna tecnología nueva para explotarla, pero eso no es lo más importante. La parte difícil es encontrar la sinergia adecuada entre canales de distribución, segmentación, costos, recursos, empaques, etcétera, para impulsar nuestra propuesta de valor. La única manera de lograrlo correctamente es aterrizando la idea en un mapa del modelo de negocio, y después probarla inmediatamente. Esto también significa que desecharán prototipos constantemente, porque los líderes se darán cuenta de que el cliente ya no está interesado en consumir su idea inicial; entonces, tendrán que desarrollar un modelo de negocio nuevo.

Usualmente, los empresarios prefieren sentarse y discutir estrategias, pero ese proceso no es lo suficientemente tangible. En cambio, si cuentan con una herramienta para estructurar sus conversaciones y su pensamiento, pueden hablar y reaccionar con conceptos tangibles. Y una vez que observan su modelo de negocio en un muro, tendrán que admitir que es el equivocado, porque nadie puede predecir el futuro de una idea. Así estarán más dispuestos a modificar su modelo hasta que encuentren la fórmula competitiva indicada. Este es el principal valor del Business Model Canvas: materializar las ideas en papel para que puedan discutirse y modificarse con facilidad.

Si los emprendedores se enamoran de su primera idea pueden negarse a modificarla. ¿Cómo pueden prevenir esa infatuación inicial?

Probándola muy temprano. Desarrollar el plan de negocio en las primeras etapas de la operación es un error que muchos todavía cometen. Invierten bastante tiempo para desarrollar y estructurar su idea de negocio creyendo ciegamente que su éxito será infalible. Pero ¿Qué sucede cuando, después de semanas desarrollando el producto o servicio, finalmente es lanzado al mercado? Los clientes potenciales ignoran la idea porque realmente no la necesitan.

¿Cómo pueden evitar esto? Interactuando con el consumidor desde el proceso de desarrollo del modelo. Por ejemplo, después de plasmar su idea en el Business Model Canvas, los directivos pueden salir de la reunión para llamar a los consumidores y preguntarles su percepción del nuevo producto o servicio. Si no les gusta la idea, ya no invertirán tanto tiempo en protegerla y estarán obligados a crear algo mejor.

¿Cómo podemos convertir la incertidumbre y el riesgo en motivadores del negocio, y evitar que sean contratiempos o barreras?

Nunca son muros, sino realidades. Siempre encontraremos obstáculos por superar, y eso se logra desarrollando el ‘Design Thinking’ (pensamiento de diseño): generar habilidades para crear diversas soluciones a los problemas, en lugar de solo elegir entre las que ya conocemos. Siempre queremos tener la respuesta, pero lo que realmente necesitamos es adquirir distintas herramientas, encontrar una solución entre muchas y determinar la mejor forma de combinarla con nuestras ideas para crear un modelo de negocio práctico.

“Los problemas más complejos tienen múltiples soluciones, cada una con sus ventajas y desventajas particulares”.

Necesitamos entender que siempre habrá cientos de ideas similares a la nuestra y que no existen los remedios únicos. De hecho, los problemas más complejos tienen múltiples soluciones, cada una con sus ventajas y desventajas particulares. Por eso, los líderes modernos no solo deben elegir entre las respuestas que conocen, sino crear nuevas alternativas para elegir la mejor solución. En un mundo donde la incertidumbre y el riesgo son constantes, no podemos conformarnos con elegir entre A, B y C; también necesitamos diseñar D, E y F para determinar cuál es la mejor respuesta.

Muchos empresarios prefieren obtener resultados inmediatos, pero los modelos de negocio requieren investigación y paciencia. ¿Qué necesitan para desarrollar una toma de decisiones más informada y creativa?

Cuando tenemos una idea que queremos transformar en un negocio, tradicionalmente pensamos en hacerlo desde un proceso lineal, pero eso no funciona. Más bien, tenemos que aceptar que la creación es desordenada y que debemos retroceder constantemente. No siempre nos gusta, pero tenemos que hacerlo. Al iniciar un proyecto, la incertidumbre y el riesgo están en un punto máximo de amenaza, porque no sabemos si realmente estamos innovando. Por eso, nuestra principal tarea es reducir la incertidumbre y el riesgo.

Esto solo puede lograrse si invertimos pequeñas cantidades de dinero paulatinamente. Por ejemplo, primero invertimos en la retroalimentación temprana del cliente para saber qué le gusta o le disgusta de la idea; después, en la creación de más diseños y prototipos; y luego, en la realización de pruebas de campo. De esta manera se gasta cada vez más dinero, pero también se amasa la suficiente evidencia para diseñar un producto o servicio exitoso, y los empresarios pueden avanzar de manera continua mientras minimizan los riesgos para convertir las ideas en negocios que funcionen.

¿Qué pueden hacer los líderes para mantener su contacto con el mercado y promover la mejora continua del modelo de negocio?

Ese es un gran reto de las compañías exitosas: conformar un ‘sistema operativo dual’ u ‘organizaciones ambidiestras’, es decir empresas que cuenten con una excelente cultura de ejecución para mejorar su operación, pero también con una cultura de innovación que promueva y recompense el fracaso y el aprendizaje.

Todas las compañías dicen que innovan, pero lo que realmente tienen es un teatro de la innovación; esto quiere decir que sus equipos de innovación no tienen la libertad suficiente para realizar su trabajo. Después de construir un modelo de negocio funcional, la siguiente tarea es evaluarlo y expandirlo a nuevos mercados, eliminando los elementos ineficientes del mismo; eso es la mejora. En la innovación, la lógica de trabajo es distinta porque se fracasa todo el tiempo.

La mayoría de las empresas continúan enfocando sus esfuerzos en investigación y desarrollo, pero el potencial verdadero está en la innovación. Ahí es donde pueden averiguar cómo vender una nueva tecnología o servicio con el modelo de negocio correcto y la propuesta de valor adecuada. En la mejora, el fracaso no es una opción, pero en la innovación es obligatorio para crear cosas realmente nuevas.