¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

José-Oriol Bosch, CEO del Grupo Bolsa Mexicana de Valores:

de de

“Nuestra victoria moral son las empresas que ingresaron siendo medianas y ahora son grandes competidoras gracias al mercado de valores”.

Texto: Esteban Muñoz Aguilar, director editorial
Fotos: Macdutagle Photography & Cinema

El edificio de la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) es una de las construcciones más emblemáticas de la Ciudad de México y miles de personas pasan junto a él todos los días, sin embargo no todas saben o recuerdan que en el interior del majestuoso recinto, hay un grupo de personas trabajando para brindar mejores condiciones para el desarrollo del mercado de valores. Sin duda, este inmueble es la imagen que mejor representa a la BMV, pues no existe un rostro humano único que encarne al mercado.

Esta es la visión que José-Oriol Bosch Par expresa constantemente. Para él, la BMV no es un mundo alejado del ecosistema financiero mexicano en el que unos pocos individuos colaboran, invierten y toman decisiones. Más bien, es un pilar que complementa el crecimiento del país a través del trabajo en equipo, el acceso a información financiera y la promoción de instrumentos que permitan a las empresas contribuir al crecimiento económico.

Lo común es percibir al mercado de valores como un ecosistema exclusivo, lejano para la mayoría de la población. ¿Cuál es el origen de esta percepción y cómo la ha enfrentado la BMV?

Hay muchos paradigmas sobre la BMV que las personas asocian con palabras como ‘juego’: identifican al mercado de valores como un casino, piensan que es un club selecto y que participar es muy caro. La lista es amplia, y estos paradigmas se originan por la falta de conocimiento para desmentirlos.

La educación es uno de los principales problemas que aquejan a México; y en las finanzas es un padecimiento preocupante, pues este es un sector en el que todos participamos de una forma u otra, ¿quién no tiene necesidad de créditos o algún ahorro que quiera invertir? Actualmente, Standards & Poors estima que poco más de dos tercios de la población mayor de 15 años (casi 90 millones de personas) carece de conocimientos financieros básicos; y la Comisión Nacional Bancaria y de Valores (CNBV) calcula que  el nivel de bancarización del país solo comprende a 32 % de la población.

Esta falta de información es un problema tanto para los emisores como para los inversionistas, quizá el emisor se está financiando con características mucho más costosas para los accionistas del negocio. Por eso, incrementar la cultura financiera es un reto importante que debemos atender ―lo que no se conoce, no se puede aprovechar― para que la promoción del mercado de valores alcance las zonas más recónditas de México. Nuestro objetivo no es que coticen o inviertan en la BMV forzosamente, sino que conozcan, evalúen y decidan cuál es la mejor opción para sus necesidades.

Al respecto, sí hemos realizado grandes esfuerzos de promoción. 90 % de las empresas listadas en la BMV están en cuatro estados: Ciudad de México, Nuevo León, Jalisco y el Estado de México. Estas cuatro entidades son los sitios donde la cultura y la educación financiera son mayores, pero no representan ni la mitad del Producto Interno Bruto (PIB) de México. Hay muchos estados de la República donde solo existen una o dos empresas listadas, y poco más de 10 entidades no tienen una sola empresa que cotice en la BMV por que no tienen el conocimiento para hacerlo.

Por eso, en los últimos años nos hemos dedicado a promover los beneficios del financiamiento bursátil en todo el país, para que la población tenga la información necesaria para la toma de decisiones y no desista en participar solo por desconocimiento. Además, nuestras visitas se complementan con la relación que tenemos con las universidades, que nos abren sus puertas para dar pláticas a estudiantes, de tal forma que visitar un estado representa actividades enfocadas tanto al financiamiento como a la inversión.

¿Existe algún factor relacionado con el bono demográfico que pueda beneficiar al mercado bursátil de México? ¿Cuál es la injerencia actual de estos líderes jóvenes en el mercado de valores?

Es una oportunidad que todos debemos aprovechar, porque los jóvenes sí tienen un nuevo interés por aprender y saber qué opciones de financiamiento existen y en escoger la mejor. En la BMV nos mantenemos muy cerca de ellos ―50 % de nuestros empleados son millennials―; para esto, hemos cambiado y reinventado algunas de nuestras prácticas, para adecuarnos a sus necesidades. Un buen ejemplo son las redes sociales, donde continuamos teniendo un crecimiento importante. Cada vez más jóvenes nos están siguiendo desde Facebook y Twitter.

También fundamos la Escuela Bolsa Mexicana en 2002, que renovamos y reinauguraremos este año, para promover la cultura financiera y formar profesionales en el mercado de valores. Al respecto, estamos conformando alianzas con universidades para incrementar la cultura financiera entre los jóvenes. Y por otro lado, contamos con el ‘Jueves de Bolsa’, un evento gratuito que realizamos los últimos jueves de cada mes para discutir diversos temas de financiamiento; y próximamente inauguraremos el Museo Interactivo Financiero, donde fomentaremos el acercamiento constante con todo tipo de público.

El interés por invertir en Bolsa está creciendo. Cada vez hay más personas que quieren conocer el mercado de valores y aprender a invertir; cada año recibimos cerca de 20 000 estudiantes universitarios en nuestras instalaciones. Si nosotros les brindamos la información y las herramientas necesarias para que entiendan mejor los beneficios del mercado, estamos seguros de que lograrán marcar una diferencia en la cultura financiera de los próximos años.

La mayoría de las personas consideran que la BMV es solo un espacio para inversionistas y para colocar acciones; no siempre se sabe que existen otras fuentes de financiamiento para las empresas…

La BMV es una Sociedad Anónima que cuenta con concesión de la Secretaría de Hacienda y Crédito Público para facilitar las operaciones bursátiles. Realmente, la BMV funciona como cualquier otro mercado, en el que compradores con excedentes de recursos se encuentran con vendedores que tienen necesidad de dinero. Las modalidades más tradicionales de intercambio son las Acciones y la Deuda, pero también contamos con otros instrumentos que las empresas pueden aprovechar.

En 2009 se crearon los Certificados de Capital de Desarrollo (CKD) destinados a financiar proyectos a largo plazo; en 2011 se conformaron los Fideicomisos de Infraestructura y Bienes Raíces (FIBRA) para impulsar el financiamiento en el sector inmobiliario; y en 2015 nacieron los Fideicomisos de Inversión en Energía e Infraestructura (FIBRA E) para financiar proyectos en el sector energético y de infraestructura; así como los Certificados de Proyecto de Inversión (CERPI), una alternativa a los CKD para que los inversionistas institucionales apoyen diversos proyectos de los sectores productivos.

Las funciones de la BMV son intermediar y ofrecer los recursos necesarios para promover la interacción entre los inversionistas y quienes buscan financiamiento, por medio de productos, tecnología o reglamentos. Nuestra tarea es proporcionar la infraestructura necesaria para que la transacción de valores ocurra, procurando así el desarrollo del mercado, su expansión y competitividad.

¿Cuáles son los principales contratiempos que se enfrentan durante una colocación? ¿Cómo pueden resolverse?

Es cierto que la colocación es un proceso que requiere cierta disciplina, pero concluirlo ofrecerá beneficios vitalicios a las empresas: fortalecimiento de su estructura financiera, proyección empresarial, optimización de costos financieros y permanencia.

Naturalmente, hemos encontrado muchos retos en el camino. Los principales recaen en costos, reporte de información financiera y transparencia. De hecho, una de las cosas que más sorprende a los emisores potenciales es que el costo es menor a lo que imaginan; cuando una empresa realiza su colocación, sabe perfectamente cuánto está pagando a los participantes del proceso ―la BMV, los colocadores, los despachos jurídicos, etc.― porque son cifras públicas y transparentes. Por otro lado, la entrega de información al mercado brinda diversas ventajas y oportunidades a las empresas. Listarse en la BMV y adoptar la transparencia es como colocar al negocio en una vitrina de credibilidad, propiciando que su financiamiento sea mucho más competitivo.

Se trata de educar y acompañar a la empresa en el cambio. El proceso puede durar algunos meses o incluso años, todo depende del negocio y del grado de avance que tenga en su reporte de información financiera o en su implementación de Gobierno Corporativo.

Hay muchos empresarios que miran con recelo al Gobierno Corporativo, pues creen que limitará su poder de decisión. ¿Cuál es su apreciación al respecto?

La mayor parte del PIB nacional proviene de empresas familiares, pero solo una tercera parte de estas compañías llegan hasta la segunda generación; y apenas un 5 % de estas últimas alcanzan la tercera generación. ¿Por qué? Conflictos de interés o prioridades erróneas. Sí existen historias donde los sucesores continuaron o incrementaron el éxito del negocio, pero la realidad común es otra: son más los casos de empresas que vendieron millones de pesos al año, pero donde la contabilidad real, fiscal e interna es completamente diferente porque la familia empresaria financió sus lujos con recursos de la empresa.

El Gobierno Corporativo establece una estrategia que le permite al negocio explotar su potencial de crecimiento, consolidar su visión estratégica y planear una sucesión exitosa. Esta figura permite que el director general se enfoque en impulsar el éxito de la compañía. Por eso, nosotros no lo vemos como un requisito, sino como un factor de éxito esencial para cualquier empresa que busque trascender, y la mejor forma para promoverlo es conocer el éxito de las compañías que superaron la primera generación.

¿Qué le diría a los empresarios que buscan ingresar en la BMV pero todavía se limitan por los paradigmas que existen acerca del mercado bursátil? ¿Qué recomendaciones les haría para animarlos a dar el siguiente paso?

No tener miedo y acercarse. Desde hace más de 10 años, la BMV cuenta con un área de Promoción dedicada a brindar información y acompañar a las empresas en su proceso de preparación, de forma confidencial y gratuita. De hecho, un elemento que nos ha permitido generar más empatía con las empresas que quieren listarse es que la BMV también es una empresa pública (cotizamos en el mercado desde 2008); de esta manera, las organizaciones saben que nosotros conocemos las implicaciones del listado, del reporte de información y de la regulación de la CNBV.

Pero la mejor forma de romper paradigmas es por medio de ejemplos y hechos reales. En noviembre del 2015, RLH Properties ―administradores de los hoteles Four Seasons en la Ciudad de México― se convirtió en la empresa más pequeña en colocar acciones en el mercado de Capitales, obteniendo financiamiento por 451 millones de pesos. Asimismo, también hemos realizado colocaciones pequeñas en el mercado de Deuda, como ION Financiera, por 50 millones de pesos.

Estos son ejemplos que contamos porque uno de nuestros objetivos es acercarnos a las medianas empresas, para que reconozcan en la BMV a un aliado y sientan que el mercado es una opción de financiamiento real que tiene una participación importante en el desarrollo económico del país. Es importante que se acerquen para que podamos compartirles costos, requisitos, tiempos de trabajo, etc. El Grupo BMV trabaja para fomentar el desarrollo del mercado de valores, pues si existe mayor financiamiento e inversión, generaremos crecimiento, más fuentes de empleo y ahorro, más ingresos y rentabilidad para las instituciones de gobierno y para la sociedad.

En alguna ocasión, el futbolista Jorge Valdano declaró: “No es suficiente la victoria por méritos futbolísticos, también tiene que ser una victoria moral”. ¿Cuál sería la victoria moral que la BMV ha logrado con sus proyectos de inclusión, educación y difusión?

En primer lugar, permanencia, porque la BMV sigue (y seguirá siendo) uno de los pilares de financiamiento más importantes para el país. Y en segundo lugar, nuestra victoria moral son las empresas que ingresaron siendo medianas y que ahora son grandes competidoras gracias al mercado de valores.

Seguramente viviremos épocas donde el crecimiento será menor por situaciones particulares, pero los proyectos de inversión, las necesidades de financiamiento y de inversión continúan. Además, cuando las oportunidades cierran desde un lado, también se abren desde otra perspectiva; hay algunas empresas que actualmente se benefician por el entorno que vivimos y otras que deberán reinventar su modelo para seguir compitiendo.

Actualmente, hay reformas estructurales que están creando nuevas oportunidades que algunas empresas listadas pueden aprovechar o que incitan a otros negocios a iniciar el proceso para alcanzar el crecimiento. Creo que México debe buscar esas oportunidades y dejar de enfocarse solo en Estados Unidos. Afortunadamente, ya hemos firmado acuerdos comerciales con diversos países que podemos aprovechar, y que requerirán financiamiento. Con más de 120 años, la Bolsa Mexicana de Valores ha visto crisis y momentos más complicados que los actuales, y que el país ha superado. Nuestra intención es continuar agregando valor al crecimiento económico del país, aún en los momentos más difíciles.