¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Unifin, crecimiento a través del cumplimiento

de de

Con más de 20 años en el mercado, las buenas prácticas de Unifin han impulsado un incremento que no deja de sorprender.

Esteban Muñoz Aguilar

Dirección editorial

En 2006 Unifin —empresa que ofrece productos enfocados al arrendamiento operativo y factoraje— se sometió a un proceso de calificación para realizar su primera bursatilización de cartera. Con el afán de garantizar que cumplieron con todos los requisitos establecidos por la calificadora, el equipo de Unifin entregó varias cajas con información del negocio en su primera reunión con los analistas. Esta fue la primera certeza que Unifin demostró al mercado, pues aseguró que contaba con prácticas de transparencia y cumplimiento en sus procesos y áreas de control de riesgo. De esta manera, Unifin se convirtió en la primera Sociedad Financiera de Objeto Múltiple (Sofom) en bursatilizar su cartera, por 200 millones de pesos.

Cuatro años antes, Unifin generaba 24 millones de pesos anuales en arrendamiento puro. No obstante, requería de mayor capital para realizar su proyecto de crecimiento. Por eso buscaron apoyo en la Bolsa Mexicana de Valores (BMV) e ingresaron al mercado de Deuda con un papel comercial por 20 millones de pesos a corto plazo. Este primer movimiento catapultó el crecimiento de Unifin y consolidó su fe en el mercado bursátil como fuente de financiamiento. Actualmente, han emitido más de 30 000 millones de pesos en la BMV, y en mayo del 2015 realizaron su Oferta Pública Inicial de acciones por 3 606 millones de pesos.

Desde entonces, las acciones de Unifin (que se cotizaron a 28 pesos por unidad) han acumulado ganancias del 120 % aproximadamente; y a finales del 2016 sus papeles se negociaban en 61.59 pesos y concluyeron con un avance de 3.70 %

Perfil Unifin

 

Para lograr este crecimiento exponencial, Unifin debió ingresar en un entorno desconocido y aprender los mecanismos necesarios para competir en el mercado bursátil. De acuerdo con el ingeniero José María Muñiz Liedo, director general de Relaciones Financieras Institucionales de Unifin, esta fue una experiencia extraordinaria que no estuvo exenta de retos.

Entrevista con José María Muñiz Liedo, director general de Relaciones Financieras Institucionales y miembro ejecutivo del Comité de Prevención de Lavado de Dinero de Unifin.

¿Cuáles fueron los principales contratiempos que enfrentaron en su colocación? ¿Cómo los resolvieron?

Un evento preliminar a nuestra Oferta Pública Inicial en la BMV fue la emisión de un bono por 400 millones de dólares en el mercado global, a largo plazo, para blindarnos ante las expectativas cambiantes del mercado. Esto nos costó mucho para prepararnos, pues el due diligence que debimos realizar fue muy laborioso. No solo se tiene que atender a los inversionistas, sino que hay que explicarle a los asesores legales cómo opera la empresa, sus procesos, su Gobierno Corporativo (GC), etc. Además, se deben entregar actas, documentación de todos los comités, información financiera auditada y varios documentos; pero uno nunca espera tener que entregar tal cantidad de información periódicamente. Todo este proceso fue muy pesado y nuevo para nosotros, pero también nos permitió prepararnos para colocarnos en la BMV.

En este viaje, es muy importante que las organizaciones piensen muy bien en la información que deben documentar, para organizarla y entregarla con disciplina y orden. En este caso, las empresas medianas tendrán mejores posibilidades de financiarse en el mercado si optimizan su estructuración, inician la implementación de su GC y empiezan a realizar emisiones, acompañados de expertos que les ayudará a entender los procesos necesarios para colocar Deuda o Acciones.

¿Cómo se relacionó la implementación del Gobierno Corporativo con sus avances dentro del mercado bursátil?

Cuando detectamos que nuestro ritmo de crecimiento estaba acelerando entendimos que debíamos imprimir una mayor formalidad en ciertos renglones de nuestra operación. Así iniciamos la implementación del GC, arrancando con la instauración de los comités de Auditoría —pues necesitábamos saber si realmente estábamos dentro de los cánones requeridos por una empresa como la nuestra—; y de Planeación y Finanzas —para balancear adecuadamente nuestros pasivos vs activos, y cumplir con nuestras obligaciones, porque nuestro fondeo es ágil y muy estructurado, ya que nuestros arrendamientos son de 36 y 48 meses.

Después instauramos el comité de Sistemas —la columna vertebral de Unifin, pues posibilita una gran cercanía con el cliente, brindando mayor control y seguimiento de todos los procesos y la administración de la cartera—; y finalmente establecimos los comités de Mercadotecnia y de Evaluación y Compensación. Con este proceso, entendimos que la estructura del GC nos permitió mejorar nuestro funcionamiento interno y nuestra transparencia. Ahora, nuestro GC es un respaldo que nos permite realizar nuevas emisiones, pues brinda certidumbre a los inversionistas.

¿Qué tanto influyeron las emociones y la psicología en el éxito de su colocación?

Es como entrar en mundos desconocidos para el negocio. Por un lado se siente temor, y por otro domina la sensación del gran reto que se llevará a cabo, pues se establecen metas que significan mucho para la empresa.

Mientras buscamos el primer bono global de 400 millones de dólares, nuestro papel se sobredemandó nueve veces. Nosotros buscábamos 300 millones de dólares, pero los intermediarios financieros nos pidieron subir la oferta a 500. No podíamos llegar a ese monto porque nuestras calificadoras solo autorizaron una oferta de 300; afortunadamente, al hablar con ellos y compartirles la noticia, se aprobó un incremento de 100 millones en el monto —no pedimos más porque siempre hemos sido una empresa que no va más allá de lo que puede cumplir—.

Entonces, cuando llegas al mercado y reconoces que la demanda de tu papel es mayor a la esperada, sientes un gran orgullo por haber vencido los primeros temores y superar los retos del camino.

En su opinión, ¿qué bondades ofrece la BMV en comparación con otros mercados bursátiles del mundo?

Creo que el mercado mexicano necesita desarrollarse más. Nosotros no fuimos al mercado global por gusto, sino porque en México no obtuvimos el monto y el plazo que necesitábamos para ofertar nuestro producto, ni a inversionistas interesados. Al desenvolverse en el mercado global, la empresa debe atender tanto a los inversionistas de Deuda como a los de Capital, porque cada uno requiere análisis distintos —uno busca crecimiento y otros flujos—. Entonces, los analistas necesitan cambiar de postura constantemente, y esto puede ser complicado por el cuidado que se debe tener en cada análisis.

No obstante, pienso que el mercado local tiene muchas bondades: las empresas sienten más confianza al invertir en su propio territorio. Además, no deben cumplir con tantos requerimientos como en el panorama global, porque las legislaciones son distintas. Mi recomendación para las empresas mexicanas que buscan salir a Bolsa es que inicien por el mercado local porque es mucho más fácil de entender.

¿Cuál es el antes de Unifin como una entidad privada y el después como empresa pública? ¿Podrían darnos un ejemplo de los beneficios de su ingreso a la BMV y los paradigmas que mitigaron en el proceso?

Antes éramos una empresa reportando continuamente, por ser emisores de Deuda; recurrimos al fondeo, manteniendo un apalancamiento y un índice de capitalización razonable. Al colocar acciones gestionamos un ingreso de capital que nos motivó a estructurar nuestro crecimiento. Ser una entidad pública fortalece a la empresa e incrementa su calificación para obtener mejores tasas de interés y más capacidad para negociar. También requiere profesionalización, transparencia y estructura, así como adquirir la preparación y el conocimiento para responder al mercado.

Pienso que colocar Capital fue un gran paso para Unifin pues participar en la Bolsa nos ha brindado grandes experiencias y aprendizaje, porque ya estamos a la luz de todo. Esto quiere decir que debemos ser cuidadosos con la información que manejamos, porque ya no podemos difundir datos que no sean públicos. Entonces, ser una empresa pública también requiere que eduques al personal en estas formas. No obstante estos contratiempos, creo que las recompensas son mucho mayores que cualquier obstáculo que pudiera presentarse en el proceso de colocación. Al final, el país no solo requiere empresas con ambición, sino organizaciones dispuestas a impulsar su crecimiento a través del mercado bursátil.

¿Qué le diría a otros empresarios que buscan colocar deuda en la BMV, pero que todavía se limitan por los paradigmas que existen acerca del mercado bursátil?

El proceso no es realmente complicado, pero tampoco es sencillo; más bien es una experiencia de aprendizaje y crecimiento. Se trata de ir paso a paso, haciendo los cambios necesarios para ser más estructurados e instaurar un buen GC. A veces somos reacios a implementar más controles en el negocio, pero si lo hacemos con una buena planeación, será ordenado y el personal lo asimilará con facilidad. Quizá sea complicado, pero estas son estructuras necesarias para garantizar el orden, el cumplimiento y la institucionalización requeridas para buscar financiamiento en el mercado de valores. Todo eso es agradecido por las calificadoras, facilita el ingreso a la Bolsa y es más sano para la empresa. Siempre existirá algún atisbo de duda porque actores externos conozcan la información del negocio, pero mientras más se crezca en el mercado formal, cumplir con este requisito beneficiará mucho a la empresa.

Es gracias a la BMV que Unifin ha alcanzado el crecimiento y los logros actuales. Nos interesa seguir porque el financiamiento bursátil es una de las formas más eficientes y transparentes para fondearnos. Si hay más negocios interesados en colocar Deuda o Acciones, lo mejor es hacerlo paso a paso, recordando que el mercado de valores los beneficiará muchísimo; en ocasiones no se logra entender sus ventajas hasta que se está dentro.