¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Innovación laboral

28 de abril de 2017

Rumbo a las oficinas del futuro

Alejandra Valenciano Ortega

Editora asociada

¿Alguna vez te has preguntado cuál es el origen de la jornada laboral de 8 horas que prevalece en la mayoría de las empresas? Los primeros intentos para establecer un horario de trabajo razonable se remontan a la Revolución Industrial que transformó la vida y la economía de la sociedad del siglo XVIII. En esa época era normal que las personas trabajaran al menos 14 horas, los siete días de la semana —las leyes más estrictas prohibían que los trabajadores excedieran 15 horas diarias; sin embargo, pocas fábricas las respetaban—. Así fue hasta 1886, cuando las luchas obreras estadounidenses dieron origen a la jornada laboral de 8 horas que paulatinamente se consolidó en otros países  del mundo. Este precepto figuró en la legislación mexicana a partir de 1917, año en que se promulgó la actual Constitución.

8 horas para trabajar, 8 para vivir y 8 para descansar

El empresario Robert Owen fue pionero al plantear una reducción de horas en las jornadas de trabajo e implementarla en sus fábricas —primero en su natal Suecia y después como migrante en Estados Unidos— por considerar que en la medida en que mejorara la calidad de vida del trabajador aumentaría también su productividad. A él se atribuye el lema 8 hours labour, 8 hours recreation, 8 hours rest, que después tomarían como bandera los movimientos obreros.

En un momento en que la economía se basaba principalmente en la producción manufacturera, una jornada laboral de estas características resultaba pertinente. Pero el mundo de los negocios ha cambiado mucho desde entonces, y la globalización y la tecnología han modificado radicalmente la naturaleza y el sentido del trabajo. Los países han diversificado las industrias que sostienen su economía, ya no solo se trata de fabricar productos en serie; actualmente las industrias creativas y del conocimiento, así como la de servicios, contribuyen de manera importante al Producto Interno Bruto (PIB) de cada nación.

Si nuestro negocio pertenece a alguna de estas industrias o una similar, vale la pena preguntarnos: ¿Nuestra oficina puede funcionar bajo las mismas reglas con que lo hace una ensambladora de autos? ¿Es factible medir a nuestros colaboradores con los parámetros que controlan una línea de producción? ¿Esto los hace más productivos?
Trabajar muchas horas no garantiza mayor productividad. De hecho, los países más productivos del mundo son aquellos donde las jornadas laborales son más cortas. Por ejemplo, el año pasado el gobierno de Suecia puso en marcha un programa piloto para reducir la semana laboral a 30 horas. Tras una auditoría se concluyó que la iniciativa redujo el ausentismo, y además mejoró la salud, actitud y productividad de los trabajadores.


En 2015, la consultora británica Expert Mark realizó un estudio para determinar la relación entre el número de horas que trabajan los habitantes de un país y su PIB per cápita. Los resultados mostraron que las naciones con turnos laborales más cortos son también las que generan mayor PIB a escala mundial, es decir, son más productivas que aquellas donde las personas tienen jornadas extenuantes, como es el caso de Costa Rica y México, que ocupan los últimos lugares de la tabla.


Es tiempo de innovar

En la actualidad, el balance entre la vida personal y laboral es uno de los aspectos que más toman en cuenta las áreas de Recursos Humanos de aquellas empresas interesadas en el bienestar de sus trabajadores. Saben que un colaborador que tiene tiempo para estar con su familia, practicar deporte, estudiar algún curso o cultivar sus pasatiempos no dudará en dar lo mejor de sí cada día en el trabajo. Estas son algunas buenas prácticas para comenzar a innovar en nuestras organizaciones; todas están basadas en la confianza, el alcance de metas y la entrega de resultados. Implementarlas no solo aumentará la productividad del personal existente, sino que atraerá nuevos talentos al posicionarnos en el mercado como una empresa innovadora.

  • Horarios flexibles. Tus colaboradores son diversos; cada uno tiene habilidades, estilos de trabajo y rutinas personales distintas ¿Por qué no les permites organizar sus propios horarios? Tú podrías seguir estableciendo el número de horas de trabajo semanal, pero ellos decidirían hora de ingreso y salida, o quizá algunos prefieran trabajar más de 8 horas en determinados días para ausentarse de la oficina en algún otro día de la semana.
  • Home office ¿Sabes cuántas horas a la semana invierten tus colaboradores en el trayecto casa-oficina? La asociación civil CTS EMBARQ estima que los mexicanos pasan hasta dos horas diarias atrapados en el tráfico, lo que representa 40 horas al mes y 21 días al año. ¿Te imaginas el impacto productivo que tendrían esas horas si fueran invertidas en proyectos de la empresa, o se tradujeran en horas de descanso u ocio para tus trabajadores? Puedes comenzar a experimentar esta modalidad de trabajo estableciendo algunos días de la semana o del mes para que tus colaboradores hagan home office. Afortunadamente, la tecnología provee múltiples herramientas para trabajar desde cualquier lugar, sin perderse incluso reuniones o trabajos colaborativos.
  • Viernes cortos. Si después de haber llegado a esta línea te has convencido de que las clásicas jornadas de 8 horas son obsoletas, entonces puedes instaurar los viernes cortos, que consisten en reducir el número de horas laborales del último día de cada semana, o de manera quincenal o mensual. En México, diversas empresas y oficinas gubernamentales ya han implementado esta medida y comprobado los beneficios que brinda al clima laboral.
  • Horario de verano. Esta es otra alternativa que han puesto en marcha algunas organizaciones estadounidenses que notaron cómo disminuía la carga laboral durante algunos periodos vacacionales y pensaron que no tenía sentido mantener a sus colaboradores las mismas horas en la oficina. “Los empleados han sido más productivos que nunca desde que implementamos la política de horas de verano. Entonces pensamos, ¿por qué parar ahí? Así que el mismo año decidimos implementar una política de vacaciones ilimitadas; y al igual que con el horario de verano, encontramos que nuestros trabajadores apreciaron esa libertad pero no abusaron de ella”, aseguró Michael Mahoney, de la empresa de seguros Go Health Insurance. “De hecho, en promedio han estado tomando el mismo tiempo de vacaciones, solo que ahora han aprendido a planificar sus viajes según su carga de trabajo”.
Ricardo Semler, visionario sin reglas

Lo que para la mayoría de los empresarios son prácticas innovadoras, para Ricardo Semler es historia y éxito probado. Y es que hace 37 años, al asumir el control de Semco Partners —la compañía familiar que fundó su padre—, este brasileño se preguntó qué podía hacer para romper los paradigmas laborales que impiden a las personas disfrutar de su vida. “Si vemos la distribución de la vida en general, nos damos cuenta de que cuando tenemos mucho dinero tenemos muy poco tiempo. Y cuando finalmente tenemos tiempo, nos falta el dinero o la salud”, cuenta el empresario en su charla TED.

Semler no quería esa vida ni para él ni para sus empleados; no quería dejar los sueños para la vejez. Su objetivo como líder era cuidar a su gente en lugar de perseguirla, así que decidió terminar con lo que él llama políticas de internado. “¿Por qué quiero saber a qué hora vienes a trabajar, a qué hora te vas? ¿No podemos cambiar esto por un contrato en el que te pago por cierto tipo de trabajo? ¿Para qué te arrastro 2 horas por la ciudad para venir a las oficinas centrales? En un momento teníamos 14 oficinas diferentes en la ciudad, así que dijimos a nuestra gente: vayan a la que esté más cerca del cliente al que van a visitar hoy. No nos digan dónde están”.

Ricardo Semler cree que el autoritarismo con el que funcionan muchas empresas mengua la productividad. Por eso, durante su gestión impulsó políticas basadas en la estimulación de la creatividad, la participación, la independencia, la responsabilidad y el compromiso. Estas son algunas de las ideas innovadoras que hicieron de Semco una de las compañías más codiciadas por el talento humano del mundo:

  • El personal tiene acceso a toda la información financiera; así, cada uno crea su propia estrategia para lograr resultados. Todos son responsables del éxito de la compañía, y por lo tanto, los beneficios se reparten entre todos los miembros, independientemente de su puesto.
  • Los empleados pueden elegir su vestimenta, horario y sede de trabajo; también tienen la posibilidad de fijar su salario. Además, son ellos quienes entrevistan a los candidatos a liderar algún área, y una vez que son elegidos, controlan su permanencia mediante evaluaciones periódicas.
  • Cualquier persona puede participar en la toma de decisiones; solo tiene que llegar puntualmente a las reuniones convocadas para ocupar una de las sillas con derecho a voto.

Conoce los insights de Semler