¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Un campo de libertad y ética

28 de abril de 2017

Dejemos de culpar a la cultura de las tragedias del país y seamos conscientes de cómo nuestras decisiones construyen la realidad.

María Eugenia Nieto Caraveo

Es maestra en Filosofía y Ética Aplicada, doctora en Estudios Humanísticos con especialización en Ética, y asesora en Ética de Negocios Aplicada. Está diplomada en el Programa Iberoamericano de Formadores en Responsabilidad Social Empresarial por el PNUD y la Universidad de Buenos Aires.

Un lugar común en las discusiones sobre las problemáticas del país y sus inexorables cuestiones morales es cuando los interlocutores dicen: “así es en México”, sugiriendo la imposibilidad de disminuir la corrupción que hoy impera en todos los espacios de la sociedad, y que deriva en inseguridad, violencia e injusticia. “Es por nuestra cultura, así que no hay de otra”, se suele decir. Pareciera que es nuestro destino sobornar, evadir impuestos, burlarnos de nuestras responsabilidades políticas o económicas, desestimar el Estado de Derecho y adoptar muchas más prácticas que no tendrían lugar si estuviéramos en otro país.

Es un lugar absurdo al que se llega más para zafarse del tema que para avanzar en él; y es seductor para quienes se han opuesto a la corrupción y solo han encontrado resistencia. Algunos se resguardan ahí para evitar el sano sentimiento moral de vergüenza, que surgirá si aceptamos que está en nuestras decisiones hacer frente a estas problemáticas; sin embargo, es más fácil perseguir la comodidad o el estatus.

La cultura no puede ser ni condición ni destino de una sociedad. No es un principio inamovible ni un fin predestinado. Si así fuese, seguiríamos tal y como llegamos al mundo de los homo sapiens, y nuestras sociedades evolucionarían al puro antojo de la naturaleza. Sin embargo, para bien o para mal, está la libertad de por medio, ese campo de posibilidades que la configuración de circunstancias cotidianas nos abre para decidir y actuar. Por lo mismo, no es un espacio igual para todos: quienes tienen más posibilidades, tienen también más responsabilidad en la cocreación de la realidad humana, porque el impacto de sus decisiones es mayor.

Eres libre… decide

Quienes toman las decisiones en las empresas que generan todo tipo de riqueza tienen un amplio campo de libertad, y es en este espacio donde se pone a prueba el carácter, la voluntad, los fines, la sabiduría, las habilidades, los intereses, las fortalezas, la madurez, etcétera. El resultado de la prueba está en las acciones que realizamos, convirtiéndonos en parte del problema o de la solución, de la construcción o la destrucción, de los creadores o los depredadores. El ejercicio ético es precisamente nuestra aportación a la realidad humana: sumamos o restamos, no hay punto neutro. Es en la libertad donde podemos definir quiénes somos y vamos siendo más de quienes hemos sido.

Si como tomadores de decisiones nos detenemos en ese lugar absurdo, perdemos de vista las condiciones favorables que abundan en México y que brindan muchas más posibilidades que otros países que se abren paso en medio de la hostilidad. Es ahí donde se niega la libertad, se prefiere dejar las cosas como están bajo el argumento de ser “realistas”, cuando la realidad es justo la contraria: hay opciones para hacer frente a la corrupción y a la desigualdad; y en ese lugar lo que prevalece es la cómoda ilusión de que no las hay.

Por supuesto, hay otros lugares a los que se puede llegar al abordar las problemáticas éticas en México: el de la toma de decisiones con conciencia; el de los acuerdos para el bien común; el de la participación ciudadana (individual o en organizaciones civiles); el de la reflexión para la acción; el de la movilización hacia la responsabilidad social; pero sobre todo (y en todos estos otros lugares) el de la madurez moral. Es el lugar donde somos conscientes de las opciones que tenemos y optamos con autonomía (porque queremos y debemos hacerlo) y humanismo (conscientes de que la acción que realizamos impacta diversas realidades humanas).

Si decides, eres

La ética de una persona o del conjunto de ciudadanos que conforman un país no es una dimensión estática ni mucho menos un asunto de “todo o nada”. No hay un momento donde podamos afirmar con razón que nuestra ética ya está dada. Mientras tengamos opciones, mientras las posibilidades sigan siendo el campo en que vivimos, volvemos a probar quiénes somos y quiénes vamos siendo, pues cada vez que actuamos nos reconfiguramos. Cada vez que probamos qué sujeto en el mundo somos y vamos siendo, estamos construyendo la realidad social.

México es un amplio campo de libertad y de ética. Si un tomador de decisiones que se orienta a las mejores prácticas en pos del desarrollo económico y social, finalmente se suma a la corrupción, no puede ser simplemente porque “así es en México”: habrá que buscar su miedo, su cobardía, su ignorancia, su carencia o su hipocresía para hacerlo.

Así está siendo México: con nuevas voces, con otras acciones, con servidores públicos que hacen la verdadera tarea política que les corresponde, con cada vez más empresas que se dirigen con esquemas de transparencia, Gobierno Corporativo y responsabilidad social, con participación civil más organizada. Si nos los ves… muévete de lugar.