¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Tres peldaños más en la escalera hacia la equidad de género

28 de abril de 2017
Karime Ramos Godoy

Es directora en KRAGO Consultores Jurídicos y presidenta de la Asociación Mexicana de Mujeres Empresarias, A.C., capítulo Guadalajara. También ha sido catedrática en los campus Guadalajara y Aguascalientes de la Universidad Panamericana.

“Solo cuando los hombres asuman su responsabilidad en la familia, será realmente posible cambiar la mentalidad de los empleadores y la organización”.¹

La Organización Internacional del Trabajo (OIT) estima que la tasa de participación mundial de las mujeres en el ámbito laboral es de 49.6 %. Podríamos decir que estamos a la par con los hombres. Sin embargo, la mujer gana aproximadamente 23 % menos que su contraparte masculina, desempeñando el mismo puesto laboral.²

Afortunadamente, las mujeres mexicanas hemos dado importantes pasos en nuestro reconocimiento laboral. Cada vez nos desempeñamos en más puestos donde antes no teníamos injerencia y comenzamos a vernos como profesionales, en lugar de “auxiliares”.  Y aunque se han realizado grandes esfuerzos, tanto a nivel local como federal, para garantizar la inclusión femenina en el trabajo —un buen ejemplo es la Norma Mexicana NMX-R-025-SCFI-2015 en igualdad laboral y no discriminación, que recupera el modelo voluntario de equidad de género—, claramente todavía queda mucho por hacer si queremos mejorar las condiciones de participación de las mujeres en la vida profesional. Al respecto, existen tres retos que podemos atender inmediatamente para impulsar el desarrollo integral de las mujeres de México:

  1.    Reducir la brecha salarial entre hombres y mujeres.
  2.    Redistribuir el trabajo no remunerado entre ambos géneros.
  3.    Considerar la maternidad en el diseño de políticas laborales.
Primero, salarios

La OIT estima que por realizar el mismo trabajo las mujeres percibimos entre 16 % y 30 % menos que nuestros compañeros hombres.¹ Estamos a la par en cuanto a niveles de preparación profesional, conocimientos, experiencia y oportunidades de acceso al mercado laboral, pero todavía recibimos compensaciones menores.

El primer estigma por eliminar es la ideología obsoleta de que la mujer es débil y solo el hombre es fuerte. La tarea es clara y gira en dos campos de acción: aprender a unificar fuerzas en organizaciones no gubernamentales, capaces de generar y exigir cambios; e incrementar la participación pública y canalizar esfuerzos para exigir garantías legales a nuestras percepciones laborales. La incursión femenina en el ámbito gubernamental es indispensable para gestionar los cambios que requerimos; y la unión coordinada toma tiempo, pero garantiza resultados duraderos.

Segundo, remuneración

Este es un punto sensible en la sociedad mexicana. Datos de la OIT reflejan que las mujeres realizamos hasta tres veces más labores domésticas y de cuidado (o trabajo no remunerado) que los hombres. Una vez más, la solución requiere un cambio de mentalidad.

Para ganar un lugar en el mundo laboral, la mujer ha tenido que ‘imitar’ el trabajo de los hombres para demostrar que es ‘capaz’ de realizarlo, sin ‘descuidar’ los quehaceres del hogar. ¿Cuál es el resultado? No hemos preparado a los varones en igualdad de responsabilidades domésticas. Afortunadamente, ya tenemos la posibilidad de reestructurar esta tendencia.

Para reducir la brecha en el trabajo no remunerado tenemos que educar a nuestros hijos y a nuestra pareja, dejando de estigmatizar nosotras mismas los roles como predominantemente ‘femeninos’ o ‘masculinos’. La crianza de los hijos es una responsabilidad compartida, igual que las oportunidades laborales y los quehaceres del hogar. En el sentido más lógico de justicia, esa debe ser la realidad, siempre y cuando los hombres y las mujeres abandonemos las creencias arcaicas y los tabúes sociales.

Tercero, maternidad

México ha dado pequeños avances en la mejora de condiciones laborales de los padres y las madres, sin embargo no hemos cambiado lo más importante: entender que la maternidad y el cuidado de la familia no son limitantes de la vida profesional y del quehacer empresarial, sino una circunstancia más que debe ajustarse en la vida económica de cualquier país que busca desarrollar ciudadanos íntegros. Debemos dejar de pensar a la maternidad como un factor secundario, ajeno a la vida profesional.

La responsabilidad es doble para las mujeres empresarias. Como líderes, debemos gestar cambios de políticas; reestructuración de horarios; mejora de prestaciones; y promoción de una cultura laboral donde hombres y mujeres sean responsables del cuidado de los hijos, sin limitar o castigar el desarrollo profesional.


Como mujeres, entendemos que no podemos ser malas copias de hombres, y menos en nuestra vida profesional y empresarial. Debemos usar nuestra creatividad femenina en los ámbitos público y privado para garantizar la equidad de género. Tenemos que ser novedosas, proactivas, diferentes y perseverantes para divulgar nuevos estilos de negocios, trabajo y crecimiento en sociedad.

¹ Haaland Matláry, J. (2002). El tiempo de las mujeres, notas para un nuevo feminismo. Madrid, España: RIALP.
² Organización Internacional del Trabajo (2016). Las mujeres en el trabajo: Tendencias 2016. Consultado el 14 de marzo de 2017. Disponible en ilo.org/wcmsp5/groups/public/—dgreports/—dcomm/—publ/documents/publication/wcms_483214.pdf