¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

¿Qué sacrificamos cuando ponemos la rentabilidad por encima de la misión institucional?

de de

Una perspectiva de análisis al dilema ético publicado en nuestra edición enero-febrero 2017 que expone los dilemas de tercerización de una empresa.

Análisis desarrollado por el profesor Francisco Pérez Navarrete, de la Universidad Libre en Bogotá, Colombia¹.

Basado en el análisis ético “Difícil decisión ¿Sobrevivir o ser fiel a la misión institucional?” de José Carlos Vázquez Parra.

Si la misión de las empresas es “crear empleos y contribuir al desarrollo económico”, la tercerización (outsourcing) es una práctica que va en contra de este objetivo, pues recorta los ingresos tributarios y las posibilidades de distribución de bienestar por la vía fiscal. Desde el punto de vista de los trabajadores, la sustitución patronal vulnera los derechos derivados del vínculo contractual y de su antigüedad, así como el principio de la buena fe entre los particulares con el Estado.

En el dilema ético, los implicados son la empresa, sus trabajadores y el auditor, quien debía decidir si omitía o incorporaba en su informe una observación sobre este asunto. Además, cualquier decisión de la empresa involucra a quienes forman parte de su cadena de valor, como los proveedores y los clientes.

Ahora, los tópicos que deben tomarse en cuenta para evaluar la actuación de la empresa y de la firma de auditoría son los siguientes:

  • Normatividad: La Constitución, las leyes (particularmente la Ley Federal del Trabajo), el estatuto tributario y las declaraciones y recomendaciones de la Organización Internacional del Trabajo (OIT) —como las de principios y derechos fundamentales en 1998 y 2004 referentes a la protección del empleo y las condiciones de trabajo— fijan las reglas que las empresas deben seguir en materia tributaria —impuestos federales, estatales y municipales como Impuesto sobre la nómina, IMSS, ISR e IVA— y respecto a los derechos de los trabajadores. Asimismo, los estatutos profesionales, los códigos de ética (como el del Instituto Mexicano de Contadores Públicos) y los manuales de buenas prácticas fijan las pautas morales y reglas de comportamiento para sus empleados.
  • Reputación: Como juicio de favorabilidad o rechazo por parte de la sociedad a una empresa, es un activo intangible “volátil” que se afecta por prácticas indeseadas y conductas cuestionables. En el dilema se arriesgó la reputación de la empresa (al introducir el outsourcing en un área tan sensible como el talento humano) y de la firma de Auditoría (por acceder a la petición de no revelar información). También tiene que ver con el valor de la marca en el mercado, pues se corre el riesgo de desvalorizar con acciones que transgredan sus principios. El Foro Económico Mundial ha afirmado que “el fracaso ético puede generar una catástrofe, pero una buena ética en todos los niveles produce beneficios enormes en confianza, eficiencia y felicidad”.
  • Responsabilidad social: Va más allá del cumplimiento de los mínimos legales y de la “legitimidad” (que proviene de quien detenta el poder) o de lo que constituye un delito (muchas veces también al amparo de leyes y reglamentos que favorecen al empleador). Se compromete con la condición humana de los trabajadores, con la dignidad del ser y con el entorno que demandan su cuidado, protección y preservación. La Responsabilidad Social Empresarial (RSE) busca fomentar la cultura de la legalidad y erradicar prácticas corruptas.
  • Certificaciones de trabajo digno: Cada día más empresas se adhieren a iniciativas como el Global Reporting Initiative (GRI) y el Global Compact, con las que se busca que la cadena de proveedores y productores tengan buenas prácticas y fomenten las mejores condiciones laborales —en el mediano y largo plazo siempre existirá una fuerte presión al excluir de las redes productivas a empresas con acciones contrarias a estos fines.
  • Código ético de firmas de auditoría: Las firmas de auditoría que favorezcan el ocultamiento de prácticas lesivas para los trabajadores y para el interés general (como el incumplimiento de los deberes tributarios) serán juzgadas y condenadas por los más altos tribunales nacionales e internacionales.
  • Sostenibilidad: No es sinónimo de dar utilidad. Hay que tener una perspectiva de largo plazo, en la que es posible superar periodos de baja o nula rentabilidad (que pueden responder a ciclos económicos o de mercado); y mantener una línea de rectitud y legalidad para superar esos momentos y recuperar resultados económicos en el largo plazo.
  • Generación de valor: El valor de la estabilidad y la solidez empresarial —que va de la mano con la reputación— se construye sobre la base de la comunidad de los trabajadores, de las relaciones con los accionistas y con los stakeholders y shareholders. La destrucción de valor puede ocasionar la pérdida de la valoración económica de las empresas y su desmoronamiento en las bolsas de valores, mientras que la buena reputación atrae inversionistas. Un estudio citado por el Foro Económico Mundial encontró que las empresas pierden hasta 41 % de su valor de mercado cuando se difunden noticias de su mala conducta; y con el tiempo, las compañías éticas superan los índices de MSCI y S&P 500.

Otro enfoque de análisis es el consecuencialista

  1. En el corto plazo, los estados financieros reflejarán una ‘utilidad’ derivada del ocultamiento de unos costos que han sido trasladados al tercero.
  2. En el mediano plazo, la tercerización generará inconformidad en los empleados, quienes acudirán a instancias gubernamentales y organismos nacionales e internacionales para denunciar la violación de sus derechos. La empresa habrá destruido su valor y traicionado los estatutos de su misión. Se revelará una situación ficticia de aumento de utilidades y ‘costos ocultos’, y habrá denuncias de sindicatos y organizaciones de trabajadores.
  3. En el largo plazo, la reputación de la empresa se afectará debido al producto de las acciones (demandas) de los trabajadores y de la investigación que los entes de control realicen. Se perderá la imagen de seriedad y de profesionalismo, se minará la confianza de sus clientes y la lealtad de empleados y proveedores.

En caso de que la supervivencia estuviese comprometida por la carga laboral, la empresa puede buscar alternativas como:

  • Reducir costos y aumentar eficiencia en otros gastos.
  • Dar participación accionaria a los trabajadores.
  • Inyectar capital mediante alianzas.
  • Fusionarse con un grupo empresarial.

Ninguna de estas opciones implica la renuncia a los estatutos de su misión. En situaciones como esta, la insolvencia es una salida más digna que desconocer los derechos y la dignidad de sus trabajadores. No se puede salvaguardar el capital económico por encima del capital humano, y las firmas de auditoría no pueden prestarse para ocultar esta situación.

Con base en este análisis, la firma de auditoría debe conceptuar los procesos, los procedimientos y los resultados de forma integral; debe revelar toda la información. No debe seguir la indicación de la empresa, pues violaría su integridad, su independencia, los mandatos constitucionales y legales y los reglamentos profesionales.

Reflexione, lector

  1. ¿El outsourcing traiciona los postulados misionales de una empresa?
  2. ¿Puede una firma de auditoría negarse a sugerencias del cliente, a costa de su contratación?
  3. ¿Expondría usted el capital social de una empresa por una estrategia que reduzca sus impuestos?
  4. ¿Cuestionaría usted el proceder de una firma de auditoría que oculte información para beneficiar a su cliente?
  5. ¿Vale más una buena marca que una buena utilidad?

Certificado en Ética para los Negocios

¹El análisis “Difícil decisión ¿Sobrevivir o ser fiel a la misión institucional?”, publicado en la edición enero-febrero 2017 de esta revista expone los dilemas de tercerización a los que se enfrenta una empresa que, por una lado, busca una eficiencia en los costos que permita reinversión y crecimiento; y por otro, quiere preservar su misión fundamental como unidad productiva del país: generar empleos y satisfacer las necesidades de sus consumidores. Respondiendo a la convocatoria  del Centro Internacional de Casos (CIC) del Tecnológico de Monterrey y el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC), Francisco Pérez Navarrete,  profesor  de la Universidad Libre en Bogotá, Colombia nos brinda una perspectiva de análisis a este dilema, considerando elementos clave del rol de las empresas en la sociedad.