¿Quiénes somos?

La revista Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C. (IMMPC). El Instituto nació a finales de 2009 en Jalisco, en medio de una de las peores crisis financieras de la historia, y en un entorno competitivo complicado.

Entendiendo que existían un sinnúmero de conceptos y metodologías diseñadas para guiar a las empresas y lograr su institucionalización y trascendencia, pero que no se tenía claro cómo éstas debían implementarse, resultaba necesario contar con un organismo que generara lineamientos para ayudar a las empresas a alcanzar sus objetivos. Es por ello que el IMMPC se posiciona como un marco de referencia y un espacio de vinculación y promoción de las mejores prácticas corporativas.

Con el fin de promover la cultura de mejores prácticas, y hacer llegar este mensaje a la comunidad empresarial, el IMMPC crea la revista Mejores Prácticas Corporativas.

Nuestra Misión

Divulgar y promover las mejores prácticas de los negocios, con el fin de demostrar que se puede llegar al éxito a través de medios legítimos, contribuyendo así a cambiar la cultura empresarial de México.

¿Qué hacemos?

Presentamos entrevistas, casos de éxito y artículos —todos ellos protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica— que le brindan al lector una mejor perspectiva para resolver los problemas a los que se enfrenta diariamente en el mundo empresarial. No sólo queremos hablar de qué hicieron, sino de cómo lo hicieron y por qué lo hicieron, para inspirar a más mexicanos y demostrar que hacer las cosas bien no sólo es posible, sino que es valioso y, sobre todo, satisfactorio.

Nuestra publicación toca diversos temas de negocios, pero se especializa en temas de empresas familiares, institucionalización y gobierno corporativo, siendo éstos rubros esenciales para garantizar la consolidación y la trascendencia de las empresas de todo el mundo.

Encuéntranos

Nuestras Oficinas

Ostia 2782 Piso 4.
Col. Providencia.
CP. 44630.
Guadalajara, Jalisco.

Teléfonos

+ 52 (33) 3615 0047
+ 52 (33) 3813 2527
01 800 PRACTIK

Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas

A finales de 2009, nace en Jalisco el Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas A.C. (IMMPC), en medio de la peor crisis financiera de la historia reciente y en un entorno competitivo complicado. El IMMPC nace al ver la necesidad de que había un sinnúmero de conceptos, metodologías, sistemas y herramientas modernas que podían apoyar las tareas de administración empresarial, pero que no se tenía claro ni la manera ni el orden en que tales elementos debían implementarse. Era necesario contar con un organismo que generara referencias para evaluar la metodología más viable, con vistas a alcanzar los objetivos de dirección y control de las empresas.

Es por ello que el IMMPC, a través de su Centro de Investigación y Desarrollo (CID), adoptó el firme compromiso de identificar y estudiar las mejores prácticas existentes, así como la relación coherente, congruente y efectiva que existe entre ellas, ya que la aplicación de unas cuantas, de manera aislada, no genera los beneficios y resultados esperados.

En un afán por divulgar la cultura de mejores prácticas en las organizaciones, el IMMPC creó la revista de Mejores Prácticas Corporativas, su medio oficial de difusión y una herramienta de acercamiento con las empresas familiares, dueños, emprendedores y directivos de las empresas mexicanas, que les ayuda a conocer las tendencias de las mejores prácticas a nivel mundial, ayudándoles a resolver los problemas a los que se enfrentan día con día.

Hoy, el Instituto se consolida a nivel nacional, pues cuenta con los Capítulos Cd. de México y Bajío, este último con sede en Querétaro. Este crecimiento obedece a la ideología de que, para generar un cambio en la cultura empresarial del país, no solo basta con proponer una idea, sino que es necesario empujarla para que esta genere réplicas a su alrededor. Para consolidar este proyecto, también se requiere vincular a gente comprometida con el cambio, que a su vez genere réplicas y provoque un efecto realmente expansivo, para provocar el tan anhelado cambio en la cultura empresarial de México.

El IMMPC cree en el gran potencial de las empresas mexicanas, es por ello que su principal objetivo es el de contribuir a su crecimiento y consolidación. Para lograrlo, el Instituto trabaja para potenciar la investigación y desarrollo de las mejores prácticas, promoviendo el el emprendimiento, fomentando la innovación y la tecnología, proponiendo programas de intercambio de experiencias entre sus miembros y estableciendo relaciones estratégicas con otros organismos, instituciones y universidades.

Visita la página

El Modelo de Gestión del IMMPC reúne las mejores prácticas en diferentes rubros y las concentra en una metodología integral que tiene como objetivo lograr la consolidación de las empresas, así como su trascendencia en el tiempo.

Suscríbete

Modalidades de suscripción - Disfruta de un 40% de descuento contra precio de anaquel



Suscríbete vía depósito bancario:

Datos de depósito: Depósito en Banorte, No. de cuenta: 0837603290, CLABE: 072 320 0 0837603290 4

Completa tus datos en el siguiente formulario y anexa tu comprobante de pago escaneado.

También puedes hacer el depósito en cualquier tienda 7-Eleven o escríbenos por correo y nosotros nos pondremos en contacto contigo suscripciones@mejorespracticas.com.mx

Anúnciate.

Anúnciate en el primer proyecto editorial en México que busca transformar la cultura empresarial del país, que se dedica a divulgar la labor de quienes están haciendo las cosas bien.

Descarga el media kit

ACERCA DE MEJORES PRÁCTICAS

Mejores Prácticas Corporativas es un proyecto editorial del Instituto Mexicano de Mejores Prácticas Corporativas, A.C., cuya misión es divulgar las mejores prácticas de los negocios, con el fin de promover una cultura empresarial que busca llegar al éxito por medios legítimos.

Presenta contenidos de vanguardia que incluyen artículos y entrevistas, protagonizados y escritos por gente que combina la teoría y la práctica, que ayudan al lector a resolver los problemas con los que se enfrenta a diario en el mundo empresarial; esto a través de un formato de alto impacto y diseño propositivo.

AUDIENCIA

Empresarios, directivos y ejecutivos de alto nivel. Así como socios y miembros del IMMPC.

Los lectores son personas en puestos de decisión, innovadores y con inquietud intelectual; además de contar con licenciatura y generalmente con estudios de posgrado, son personas de gran influencia a nivel político, empresarial y directivo con lineamientos claros y un gran deseo de aprendizaje hacia nuevas formas de estrategia, administración y gobierno corporativo que les permitan alcanzar el éxito del entorno en que se desenvuelven.

PRINCIPALES SECCIONES

WEB Y CONTENIDOS INTERACTIVOS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPECIFICACIONES TÉCNICAS

ESPACIOS PUBLICITARIOS

ESPACIOS RESALTADOS

ESPACIOS EN PÁGINA WEB

Pregunte a nuestro representante de ventas por estas tarifas.


SERVICIO DE DISEÑO Y CONCEPTO CREATIVO

Pregunte a nuestro representante de ventas por este servicio.


PRÓXIMAS EDICIONES

  • ENERO-FEBRERO 2015
    ¡Que México crezca! Una mirada a la gente que esta cambiando México.
  • MARZO-ABRIL 2015
    Profesionalización: Llevando a la empresa hacia el futuro.
  • MAYO-JUNIO 2015
    Desarrollo sustentable, la nueva llave del crecimiento económico.

 

  • JULIO-AGOSTO 2015
    Cumplimiento regulatorio: Un chequeo de salud a tu empresa.
  • SEPTIEMBRE-OCTUBRE 2015
    Certificaciones que agregan valor.
  • NOVIEMBRE-DICIEMBRE 2015
    Administración de riesgos y mejora continua.

Colabora en Mejores Prácticas Corporativas

Si deseas compartir alguna colaboración para Mejores Prácticas Corporativas, o divulgar la labor de alguna persona u organización que de distinga por hacer las cosas bien, escríbenos a: contacto@mejorespracticas.com.mx

¿Cómo escribir para Mejores Prácticas Corporativas?

Por un México fuerte

02 de mayo de 2017

Ante las coyunturas actuales, debemos recordar cuáles son las grandes cualidades de las empresas mexicanas y sus líderes.

Centro de Investigación y desarrollo del IMMPC

Ilustración: “Quetzalcoatl’s Rage”, por Carlos Ortega Elizalde carlosortega3d.com

¿Desde cuándo te levantas pensando que la economía de México podría generar mejores niveles de bienestar y calidad de vida? Seguramente este sentimiento se fortalece cuando escuchas constantemente que somos una nación con gran potencial para crecer. ¿Por qué se dice eso?

La publicación The World Factbook de la Agencia Central de Inteligencia (CIA, en inglés) apunta que México es el duodécimo país más poblado (con más de 127 millones de habitantes), el decimocuarto más extenso y el decimotercero con más fuerza laboral (con más de 53 millones de trabajadores). Por otro lado, el Foro Económico Mundial estima que nuestro país es la decimoquinta economía más grande y la undécima en paridad de poder adquisitivo.

Somos el noveno país más visitado, recibimos más de 30 millones de turistas al año. También tenemos recursos naturales extraordinarios; una posición geográfica envidiable; una industria madura y competitiva; un sistema financiero que opera adecuadamente; una infraestructura de comunicación y transportes eficiente; un ambiente de estabilidad macroeconómica que inspira confianza en los inversionistas; y una población con talento y creatividad.

Con todas estas ventajas, ¿por qué estamos tardando tanto en concretar todo nuestro potencial? Está más que claro: México necesita buscar nuevos horizontes y alternativas para combatir las malas costumbres que limitan su crecimiento. Los mexicanos no hemos sido capaces de reconocer nuestras fortalezas, ni de adoptar actitudes y conductas positivas a nivel individual que generen réplicas entre nuestros círculos cercanos, pues las empresas e instituciones no son más que el reflejo de las personas que las conformamos.

De acuerdo con el Índice de Competitividad Global 2016-2017 del Foro Económico Mundial (WEF, por sus siglas en inglés), México se ubica en el lugar 51 de 138 países en su rankings de innovación y competitividad global; 82 en educación; 105 en la eficiencia del mercado laboral; y 73 en la implantación de Tecnologías de la Información (TI) y comunicación.

Por otro lado, el estudio de opinión Perspectivas de la Alta Dirección en México 2017, en el que la consultora KPMG entrevistó a 868 directivos del país para conocer las prioridades, retos y acciones que las organizaciones realizarán para impulsar su productividad y rentabilidad, determinó lo siguiente:

La competitividad del país ya está creciendo; sin embargo, todavía hay muchos factores que debemos resolver para explotar nuestro potencial. Los directivos encuestados por KPMG afirmaron que los factores que México debe atender para impulsar su competitividad son los siguientes:

 

Al respecto, las estrategias que las organizaciones deben implementar para generar un cambio son:

 

Ser competitivos no solo refleja nuestra capacidad para generar riqueza, sino el nivel de desarrollo en temas como seguridad, medio ambiente, relaciones internacionales, política e infraestructura. Esto requiere trabajar arduamente para mejorar la calidad de nuestros productos y servicios, consolidar la productividad, fomentar el desarrollo tecnológico, optimizar la gestión de información y cultivar el factor humano. Por eso, es momento de reconocer las cualidades del país que nos permitirán romper los viejos paradigmas empresariales para crear negocios honestos, eficientes y transparentes, capaces de garantizar su permanencia, independientemente de las coyunturas económicas o políticas que puedan presentarse.

Comercio

Es innegable que la posición geográfica de México es una de sus más grandes fortalezas: 11 mil kilómetros de costa (entre el Océano Pacífico, el Golfo de México y el Mar Caribe) facilitan el intercambio comercial con Asia y Europa; y los 3 mil kilómetros de frontera que la nación comparte con Estados Unidos (EU) han facilitado la relación comercial entre ambas naciones.

Aunque no es un acuerdo perfecto, el Tratado de Libre Comercio de América del Norte (TLCAN) ha multiplicado el valor del comercio entre ambos países por seis, alcanzando 584 mil millones de dólares en 2015; los empleos en EU vinculados al comercio con México incrementaron de 700 mil a 4.9 millones; y actualmente nuestro país es el segundo mercado más grande para las exportaciones, así como el tercero para importaciones de EU.

México exporta más productos manufacturados que todos los países de Latinoamérica juntos. Por ejemplo, actualmente es líder exportador de pantallas de televisión a nivel mundial; y es el segundo mayor exportador de cerveza en el mundo, con 17.9 % del volumen de venta en 2016. Asimismo, la economía del país está beneficiada por 12 acuerdos comerciales con más de 46 países (esto representa 15 % de la población mundial), incluyendo el Acuerdo Transpacífico y la Alianza del Pacífico con Perú, Chile y Colombia.

Tenemos diversas alternativas económicas; y afortunadamente, diversas instituciones buscan ampliar los caminos comerciales de México para consolidar su crecimiento. Tal es el caso del ‘Certificado Halal’, con el que México busca exportar carne de ganado vacuno a naciones como Arabia Saudita, los Emiratos Árabes Unidos, Qatar y Malasia.

Para consolidar este acuerdo, el Servicio Nacional de Sanidad, Inocuidad y Calidad Agroalimentaria (Senasica) realizó una gira por el Medio Oriente para conocer los requisitos de exportación de carne a esta región y sus estrictas regulaciones religiosas: el degüello de los animales debe realizarlo un musulmán; el origen del ganado como el almacenamiento del producto deben cumplir requisitos específicos; y el Corán prohíbe comer la carne de un animal que haya fallecido de muerte natural o que haya sido sacrificado en nombre de otro que Allah.

En 2016, Arabia Saudita importó 567 millones de dólares en carne de res, siendo la principal importadora de este producto en la región. Una vez que las productoras mexicanas cumplan con los requisitos necesarios y los mercados musulmanes abran sus fronteras, nuestro país podría exportar 20 mil toneladas de carne (es decir, 100 millones de dólares) por año.

Innovación

Un camino para impulsar el cambio es la innovación, que el economista Joseph Schumpeter definió como “la introducción de nuevos productos y servicios, nuevos procesos, nuevas fuentes de abastecimiento y cambios en la organización industrial, de manera continua y orientados al cliente, consumidor o usuario”. Si las palabras clave de esta definición son ‘nuevo’ y ‘cambio’, debemos preguntarnos ¿qué podemos renovar? ¿Qué podemos cambiar? ¿Cómo diseñamos esos cambios? ¿Quién puede ayudarnos a pensar diferente?

El Instituto de Estadística de la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (UNESCO) indica que países como Corea, Israel y Japón invierten 4.3 %, 4.1 % y 3.6 % (respectivamente) de su PIB en Innovación. Mientras que México solamente invierte el 0.55 %. En cierta medida, esto se debe a que nuestro país tiene uno de los niveles de penetración de capital privado más bajos en el mundo.

Para Alexander Osterwalder, creador del Business Model Canvas, “todas las compañías dicen que innovan, pero lo que realmente tienen es un teatro de la innovación; esto quiere decir que sus equipos de innovación no tienen la libertad suficiente para realizar su trabajo”. Afortunadamente, esta es una práctica que los empresarios mexicanos ya están transformando.

De acuerdo con KPMG, 75 % de los directivos mexicanos ven en la innovación una de las tres prioridades principales de su empresa, aprovechando tecnologías disruptivas para incrementar la productividad y la eficiencia de sus procesos; mejorar su servicio al cliente, y aumentar la oferta de productos o servicios de calidad para el mercado. Asimismo, cada vez más directivos se preocupan por invertir en innovación estratégica (que permea en todas las actividades del negocio), en lugar de en innovaciones enfocadas (solo en algunos proyectos o áreas).

Además de un buen financiamiento y de un ecosistema adecuado, las grandes innovaciones requieren planeación, tiempo e investigación para lograr desarrollarse y brindar beneficios a la sociedad. Así, el impulso continuo a la innovación permitirá recabar la información y el talento adecuado para generar los proyectos más convenientes por emprender, así como información actual y precisa que nos permita tomar las decisiones más acertadas para promover el crecimiento del país.

Tecnologías de la Información

El Banco Mundial estima que actualmente más del 40 % de la población en el mundo tiene acceso a Internet, y en casi 7 de cada 10 hogares ubicados en el 20 % de las localidades más pobres hay un teléfono celular. México no está exento de este panorama: aunque actualmente somos el doceavo país con más usuarios que tienen acceso a internet, todavía existen alrededor de 70 millones de mexicanos que no cuentan con este servicio.

Conforme incrementemos nuestra capacidad de conectividad, tendremos más posibilidades de aprovechar los beneficios de la economía digital. Afortunadamente, el Reporte Mundial de Tecnologías de la Información 2016 del WEF estima que el uso individual de internet aumenta constantemente, gracias al creciente acceso a teléfonos móviles con conectividad de banda ancha. Por otro lado, 47 % de la Alta Dirección mexicana está preparándose para incrementar su competitividad en los próximos tres años, optimizando el uso de tecnologías de la información a través del análisis de datos y el uso de dispositivos móviles.

Las nuevas tecnologías facilitan la participación de las mujeres en el mercado laboral, como emprendedoras en el comercio electrónico, en trabajos online o en el outsourcing de procesos operativos. Asimismo, los sistemas de identificación digital pueden ampliar el acceso a los servicios públicos y privados para las personas que carecen de documentos de identificación formales.

Emprendimiento

Para los emprendedores modernos, el cambio es una constante que se vive diariamente; muchos triunfan a pesar de las circunstancias y no gracias a ellas. Entonces, ¿qué se necesita para que los nuevos negocios de México sobrevivan en un panorama tan cambiante? La respuesta es formar una cultura emprendedora incluyente; es decir: conformar los esfuerzos de empresarios consolidados, instituciones de educación, inversionistas y jóvenes emprendedores para diseñar proyectos que después de su primer año sean autosostenibles. Además, hay que ser flexibles y resilientes ante la rapidez del cambio.

Según el Reporte de Emprendimiento Global Amway 2016, donde se entrevistó a más de 50 mil individuos con planes de emprender sus propios proyectos, 93 % de los encuestados mexicanos consideran que emprender sería una excelente oportunidad profesional; mientras que 88 % consideran que tienen las aptitudes y los recursos necesarios para emprender.

El panorama emprendedor de México es alentador, pues 73 % de los emprendedores entrevistados por Amway opina que el potencial para iniciar un negocio en el país es favorecedor. No obstante, solo 42 % considera que podrá autoemplearse en los próximos 5 años; y 36% estima que deberá dividir su tiempo entre un empleo formal y sus propios proyectos.

El principal reto a superar para mejorar nuestras alternativas de emprendimiento y garantizar la permanencia de nuevos negocios es un cambio de mentalidad. Así lo explica Pablo González Cid, fundador de Café Punta del Cielo: “Se piensa que solo las personas más inteligentes, los millonarios o las grandes empresas pueden innovar, iniciar un negocio nuevo o desarrollar una nueva idea, pero nada de eso es cierto; solo se necesitan ganas. Lo que un emprendedor necesita son ganas de emprender y rodearse de gente experta en sus respectivos campos de estudio; no se tiene que ser un experto en todo”.

Ahora, los emprendedores necesitan desarrollar habilidades de adaptación y aprendizaje que les permitan ir a la par con los avances de la información y el conocimiento. Si logramos ver las dificultades como retos y los riesgos como oportunidades, seremos capaces de crear nuestros propios empleos, en lugar de encontrarlos.

Sustentabilidad

En 2015, la Organización de las Naciones Unidas (ONU) celebró la Cumbre para el Desarrollo Sostenible, donde se establecieron 17 objetivos que los miembros de la ONU deben cumplir antes del 2030. Entre ellos destacan erradicar la pobreza, luchar contra la desigualdad y la injusticia y hacer frente al cambio climático. Al respecto, el Programa de las Naciones Unidas para el Desarrollo (PNUD) considera que el progreso de México es complejo:

Tanto en términos ecológicos, económicos y sociales, la sustentabilidad implica idear proyectos que sean capaces de sostenerse por sí solos, al mismo tiempo que sean productivos, y a pesar de que falte alguno de sus elementos. Este es un tema que debe interesar a todos los países y a la comunidad empresarial, pues nuestro sistema económico tiene una gran influencia tanto en el ecosistema del planeta como en el desarrollo de las sociedades. ¿Pueden las empresas prosperar sin hacerlo a expensas de los recursos naturales? ¿La productividad de las empresas debe existir a costa de la explotación de los trabajadores?

Si una empresa prospera y hace prosperar a quienes la rodean, entonces tenemos progreso. Pero si la empresa se enriquece explotando a sus colaboradores, evadiendo impuestos y atentando contra el medio ambiente, ¿cuál es el punto? Todos debemos ser conscientes de que nuestro trabajo no solo debe dar resultados y gratificaciones en el corto plazo; debe rendir, incluso, para aquellos años en los que nosotros mismos ya no habitemos el planeta.


Ningún mexicano debe sentirse demasiado pequeño como para lograr un cambio relevante en su entorno. Lo importante es decidirse a pensar y hacer cosas nuevas y diferentes. Esto logrará que nuestras empresas satisfagan de mejor manera las necesidades de los clientes, que aporten cada vez mayor valor a la comunidad y, con ello, que nuestro país se fortalezca. Si queremos hablar de cambios a nivel macroeconómico, necesitamos empezar por el cambio microeconómico por excelencia: nosotros mismos.

Bibliografía recomendada
  • Amway (2016). Reporte de Emprendimiento Global Amway 2016. Michigan. Disponible en goo.gl/HlL7Bb
  • Banco Mundial (2016). Informe sobre el desarrollo mundial 2016: Dividendos digitales, cuadernillo del “Panorama general”. Banco Mundial, Washington DC. Licencia Creative Commons CC BY 3.0 IGO. Disponible en goo.gl/fV2RkK
  • Banco Mundial (2016).
  • Doing Business en México 2016. Washington, D.C. Licencia Creative Commons Attribution CC BY 3.0 IGO. Disponible en goo.gl/7eHakj
  • Cornell University, INSEAD & OMPI (2016): Índice de Innovación global 2016: Triunfando con la innovación global. Ítaca, Fontainbleau & Ginebra. Licencia Creative Commons CC BY 3.0 IGO. Disponible engoo.gl/55Bl6A
  • Foro Económico Mundial (2016). Reporte global de tecnologías de la información 2016: Innovando en la economía digital. (Rep.). Ginebra. Disponible en goo.gl/4EyNG9
  • Foro Económico Mundial (2016). Índice de Competitividad Global 2016-2017  (Rep.) Ginebra. Disponible en goo.gl/9GWTSC
  • Instituto de Estadística de la UNESCO. Disponible en uis.unesco.org
  • KPMG en México (2017). Perspectivas de la Alta Dirección en México 2017. Ciudad de México. Disponible en goo.gl/iNuYmr
  • Objetivos de Desarrollo Sostenible: México en breve. Disponible en goo.gl/g8Q76P
  • The World Factbook: Mexico. Disponible en goo.gl/ie1aMc